Los políticos españoles, fracasados, deberían dimitir en masa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los políticos españoles, fracasados, deberían dimitir en masa

Mensaje por ¿Sabías Que? el Vie Dic 07, 2012 2:12 pm

La última encuesta del CIS refleja la existencia de una sociedad española descontenta, desconfiada, frustrada, empobrecida, llena de tristeza y miedo al futuro, cargada de recelo y hasta de odio hacia sus dirigentes políticos, divorciada del poder, sin fe ni esperanza en la democracia y con una pésima opinión de su clase dirigente. Unos resultados así deslegitiman el gobierno y harían dimitir a cualquier político demócrata del mundo, salvo en España, donde la clase política ha demostrado con creces su ineptitud, escasa ética y desprecio a la democracia verdadera.

Pobreza y hambre en España

La última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente al mes de noviembre, arroja datos que habrían hecho dimitir en masa a los políticos españoles, si fueran demócratas y decentes. La encuesta demuestra que el pueblo español los rechaza mayoritariamente y los considera unos auténticos fracasados, indignos de confianza y de ejercer el liderazgo.

Según esa ruborizante encuesta, el 67,5% de los españoles está "poco" o "nada" satisfecho con la forma en que funciona la democracia en España y más de la mitad, un 51,5%, tiene la misma opinión de la Constitución.

Los políticos y sus partidos se afianzan como tercer gran problema de España, después del desempleo masivo y de la crisis económica, aunque en realidad, según numerosos sociólogos, deberían considerarse el primer problema, ya que el pueblo culpa a los políticos de esos dos grandes problemas de la nación.

Si a esas valoraciones negativas se agregan otras muchas que aparecen en la encuesta, en la que, por ejemplo, el 76,1 %- considera que en estos 34 años transcurridos desde la Constitución de 1978 ha existido "poca" o "ninguna" preocupación para que en las escuelas y colegios los niños conozcan las ideas de la Carta Magna, el varapalo y el rechazo de los administrados españoles a sus administradores es sobrecogedor y bate records en toda la Unión Europea y en buena parte del mundo civilizado.

Pero la pésima calidad de la mal llamada "democracia española" y, sobre todo, de su clase política quedará demostrada y sancionada con la falta de reacción oficial ante tamaño desastre. Nadie dimitirá en España ante los resultados de la encuesta, ni pedirá perdón, ni rectificará, demostrando así que España es un país liderado por una casta oprobiosa, éticamente podrida y sin apego alguno a la democracia.

Si la opinión de los ciudadanos sobre la democracia española y sobre sus políticos es mala, la de la mayoría de los expertos y observadores independientes es pésima. La prensa internacional recoge con alarmante frecuencia reportajes y análisis sobre la insensibilidad de los gobernantes, la dureza de los desahucios, los errores ´mayúsculos de la política económica, el avance hacia la desoladora recesión y la incomprensible negativa de Rajoy a solucionar el mayor problema de España, que es un Estado tan costoso y gigantesco, plagado de instituciones inútiles y de políticos superfluos, que ningún país del mundo, por muy rico que sea, podría sostenerlo.

Pero el gobierno de Rajoy, antes de adelgazar el monstruoso e injusto Estado ha preferido meter la mano en la cartera de los ciudadanos, acribillándolos a impuestos, recortar derechos y servicios vitales como la educación y la sanidad y el cuidado y la protección de los más débiles y desamparados, convirtiendo a España en un país que cada día incrementa las filas del desempleo, empobrece a sus ciudadanos y obliga a emigrar a cientos de miles de personas porque ya no pueden vivir con dignidad en sus propio país.
La democracia es un sistema sostenido por dos columnas maestras: la primera es un sistema de controles, pesos y contrapesos destinado a limitar el poder de los partidos y de los políticos, sometiéndolos al peso de la ley; la segunda es la confianza del pueblo en sus líderes. Esas dos columnas han sido dinamitadas en España, donde los partidos y los políticos disfrutan de un poder casi absoluto, sin controles ni contrapesos, y donde un número cada día más considerable de ciudadanos no sólo desconfían de sus dirigentes, sino que aprende a odiarlos.

Pero estas razones, algunos analistas políticos, entre los que me encuentro, nos indignamos cuando se habla de la "democracia" española, porque en realidad en España no existe la democracia, ya que al sistema vigente le faltan todos sus rasgos fundamentales: confianza en los dirigentes, una ley igual para todos, controles y contrapesos eficaces al poder, separación de los poderes básicos del Estado, participación del ciudadano en la toma de decisiones, castigo para los corruptos y canallas incrustados en el Estado y en los partidos, una sociedad civil fuerte e independiente, una prensa libre y crítica, capaz de fiscalizar a los grandes poderes.... Lo correcto sería hablar de "sistema político español" o de la "dictadura de partidos" española. Sería más justo, veraz y científico. Voto en blanco
avatar
¿Sabías Que?
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 959
Puntos : 1761
Fecha de inscripción : 23/11/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.