La Casa de Amityville

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Casa de Amityville

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 5:26 pm

Casa embrujadas: El espeluznante caso de Amityville
No hay ciudad o pueblo que no tenga una casa embrujada, aquella que desde niño miramos con miedo, más que nada porque se trata de un lugar abandonado y en mal estado, sobre el cual pesan una serie de historias, que en la mayoría de los casos son inventadas para justificar el porqué nadie las habita.

Pero no todas estas casas embrujadas son puro cuento, o están deshabitadas. Hay algunas en donde realmente suceden cosas extrañas, aún con gente en su interior. La sede de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Viña del Mar es un ejemplo: las historias que se cuentan sobre esa casa y la cantidad de incendios sin explicación que registra Bomberos, ha dado pie para muchas leyendas. También está el conocido fantasma del Palacio Rioja, que se ha dejado ver y sentir en reiteradas oportunidades en los salones en donde funciona el Conservatorio de Música.

Foto de la casa de Amityville donde suceden estos fenomenos paranormales.

Pero hay casos en que estas extrañas presencias al interior de una casa han ido más allá de simples apariciones. Uno de los casos más perturbadores que registra la historia es el ocurrido en la localidad de Amityville, en Estados Unidos, donde una familia fue literalmente expulsada de su vivienda por entes de naturaleza desconocida, y hasta el día de hoy nadie ha sido capaz de volver a habitar esta casa. Los protagonistas del caso, que incluso inispiró una película, nunca quisieron hablar de lo que realmente ocurría en esa casa, hasta que hace algunos años dieron una entrevista a un programa periodístico en Estados Unidos, donde revelaron sólo parte de la espeluznante experiencia que les tocó vivir en la casa de

112, OCEAN AVENUE

Esta historia tiene como escenario una casa ubicada en el 112 de Ocean Avenue, en Amityville, Nueva York. La madrugada del 15 de noviembre de 1974, el hijo mayor de la familia DeFeo, de tan sólo 17 años, asesinó a sangre fría a sus padres y hermanos, con un rifle, dejando un total de seis personas muertas.

Los investigadores no tenían ningún indicio que les permitiese sospechar de alguien en concreto, hasta que uno de los detectives que recorría las habitaciones de la casa en busca de alguna pista encontró en la pieza del único superviviente dos cajas de cartón de balas para un rifle.

Las investigaciones comenzaron a arrojar resultados asombrosos, como un robo que el joven habría cometido contra su abuelo y sus extraños cambios de humor. Después de largos interrogatorios, la policía consiguió la confesión, y el joven fue condenado a 25 años de prisión.

UNA CASA POSEIDA POR EL ESPIRITU DEL MAL

Pero la verdadera historia de Amityville comienza días después, el 28 de diciembre de 1974, veintiocho días después de los asesinatos. Ese día, otra familia, compuesta por el matrimonio de George y Kathy Lutz, se mudó al lugar donde había ocurrido la masacre. La casa, espaciosa y de muy bonita arquitectura, estaba a la venta a un precio excepcionalmente barato, y los Lutz decidieron obviar los violentos hechos ocurridos con antelación y compraron el inmueble, aunque solamente pudieron ocuparlo 16 días debido a los extraños fenomenos que se sucedían...

Desde el primer momento en que ocuparon la casa, el matrimonio y sus hijas pequeñas sintieron una presencia sobrenatural, que se iba haciendo más fuerte cada día. Al principio, se escuchaban ruidos extraños a lo largo del día; luego, comenzaron a aparecer manchas en las paredes y malos olores sin motivo aparente, y las puertas y ventanas se abrían solas.

Kathy Lutz agregaría que en reiteradas ocasiones se sintió observada en ciertas partes de la casa, principalmente en las habitaciones, y que una vio unos ojos rojos que la miraban desde la oscuridad a través de la ventana. De repente, comenzó a tener pesadillas repetitivas con los crímenes sucedidos en la casa, pero soñando que las víctimas eran los componentes de su familia.

La suppuesta entidad que habitaba la vivienda trató incluso de apoderarse de los cuerpos de sus residentes, manipulándolos a su propia voluntad y obligándolos a cometer actos de naturaleza violenta, algo en lo cual los Lutz nunca han querido ahondar.

A los pocos días de habitar el lugar, el matrimonio se convenció de que la casa estaba poseída por una presencia demoníaca y recurririó al sacerdote de la iglesia más cercana, quien contaría después que al tratar de bendecir la casa, escuchó una voz que lo echaba, una voz que surgió de la nada desde la planta más alta de la casa y que gritó: ¡¡¡ LARGATE DE AQUÍ !!!. Según los relatos de la época, cuando el sacerdota ingresó a la casa, el ambiente se llenó de un olor putrefacto y una nube de moscar invadió el lugar. El religioso debió luchar con una fuerza física que le impedía acercarse a la casa y finalmente fue violentamente expulsado.

La visita del sacerdote marcó el punto en que los sucesos paranormales se incrementaron, George empezó a sentir presencias extrañas también, e incluso sentía miedo a abrir los grifos pues suponía que una presencia maligna podía salir de ellos si abría la llave de paso. Las alucinaciones se hacían más comunes y la desconfianza en la familia se acrecentaba, George afirmaba que su mujer se estaba tranformando en una bruja pués, según él, se le estaban cayendo los dientes y el pelo. Tal punto que los Lutz debieron abandonar para siempre la casa, que desde entonces se encuentra deshabitada y sobre la cual pesa el estigma de la leyenda de Amityville. ¿Cree usted?
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Aunque tampoco se puede descartar:

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 5:27 pm

El fraude de Amityville

Todo comenzó en noviembre de 1973, cuando Ronald DeFeo de veintitrés años, mientras consumía heroína, disparó y mató a sus cuatro hermanos y a sus dos padres. DeFeo fue enjuiciado, convicto y condenado a seis cadenas perpetuas por el crimen.

El año siguiente, 1974, otra vez en noviembre, George y Kathy Lutz compraron la casa de DeFeo, una propiedad colonial de seis dormitorios con una piscina y su propio muelle, situada en la comunidad de Amityville en Long Island. El precio de compra fue según se informa de ochenta mil dólares. El 12 de diciembre, los Lutz y sus niños se mudaron a la casa. Un mes más tarde, el 13 de enero de 1975; salieron de la casa, supuestamente temiendo por sus vidas.

Según los Lutz, fueron sacados de la casa por fuerzas sobrenaturales, que comenzaron a ocurrir el día que se mudaron. En ese día, un amigo de la familia, el padre Frank Mancuso, vino a bendecir la casa. Durante la bendición, se escuchó una fuerte voz masculina, ordenándoles “¡Salgan!” En las siguientes semanas, siguieron una extraña cadena de ocurrencias. La hija más joven de los Lutz encontró, en su dormitorio, un cerdo con los “ojos rojos que brillaban intensamente”.

Una pesada puerta misteriosamente fue arrancada de sus bisagras. George Lutz vio a su esposa, Kathy, levitando sobre su cama, y en otra ocasión Lutz escuchó una banda musical mientras estaba en la sala y fue a investigar. No pudiendo encontrar la fuente, volvió para encontrar que la alfombra de la sala estaba enrollada y los muebles se movieron alrededor del cuarto. Finalmente, durante una tempestad de lluvia torrencial, con vientos de la “fuerza de un huracán”, y sin luz eléctrica, los Lutz huyeron de la casa, dejando atrás sus pertenencias.

Aproximadamente un año más tarde, el autor Jay Anson oyó hablar de los acontecimientos en Amityville, y entró en contacto con a familia Lutz. Le dieron los derechos exclusivos de la historia a cambio de una parte de las regalías. Anson recontó la historia. “The Amityville Horror”, se convirtió en best seller tanto en pasta dura como en rústica, se hizo una película altamente exitosa, y más tarde, una secuela algo menos exitosa. El mes de terror de los Lutz los había hecho a Anson y a ellos relativamente ricos.

Pero entonces la burbuja comenzó a estallar. Resultó que Anson había desarrollado la historia no de entrevistas personales con los Lutz, sino a partir de cuarenta y cinco horas de entrevistas previamente grabadas proporcionadas por George Lutz.

Lutz también había estado hablando con William Weber, abogado que no representaba a nadie con excepción de Ronald DeFeo. DeFeo, había fallado en hacer que lo declararan loco, intentaba conseguir un nuevo juicio diciendo “el diablo me hizo hacerlo”, afirmando que las mismas fuerzas sobrenaturales que habían atormentado a los Lutz lo habían forzado a hacer su crimen. (No tuvo éxito.)Ni fue Jay Anson que el primer escritor con el que los Lutz se habían puesto en contacto.

Antes de que Anson hubiera oído hablar de los Lutz, ellos habían hecho el intento de negociar con el autor Paul Hoffman para contar su historia, pero el trato eventualmente se vino abajo, dando por resultado que los Lutz llevaran a Hoffman a juicio. Esto fue un gran error de su parte. Bajo juramento, George Lutz admitió que nunca habían sucedido los incidentes que implicaban la música y la alfombra enrollada y el movimiento de los muebles de la sala y la puerta arrancada de sus bisagras.

Ninguna voz sobrenatural les pidió salir de la casa el día de su bendición. De hecho, la casa nunca había sido bendecida “formalmente”, ni por el padre Mancuso ni por ningún otro sacerdote. Lutz indicó más tarde que él “pudo haber tenido sólo un sueño” cuando vio a su esposa levitando sobre su cama. Y no, él nunca había visto un cerdo, con los ojos rojos, o de otra manera, en la recámara de su hija.

En cuanto a la lluvia tempestuosa con la “fuerza de un huracán” que apagó las luces el día que los Lutz huyeron de la casa, los reportes del tiempo informan que ese día indica solamente “trazas” de precipitación, sin reportes de cortes de energía.
Todo era obviamente un engaño o fraude, pero sigue habiendo una pregunta: ¿Por qué?

La verdad nunca fue revelada. No obstante cierta información, que salió a luz más tarde, permite hacer algunas conjeturas. Aunque la casa fue tasada en bastante más de los ochenta mil dólares, “People Magazine” encontró que los Lutz habían presupuestado solamente cuarenta mil para la compra de su casa.

Además, cuando abandonaron la casa, los muebles que dejaron detrás fueron descritos como “baratijas”. Con estos hechos, es fácil asumir que la solución más simple es la correcta: dinero. Los Lutz habían pensado aparentemente y ésta era la única solución que pudieron encontrar para salvar algo del inminente desastre financiero.

Después de un año, la casa tenía nuevos dueños, James y Barbara Cromarty y sus niños. “El libro es completamente falso” dijo Barbara a “People Magazine”, “este es un hogar encantador.” Ninguno de los Cromarty ha visto o experimentado ningún fenómeno sobrenatural. Los únicos problemas que han tenido son de la gente que desea ver “The Amityville Horror.”

http://hauntingsandentities.blogspot.com/2007/04/amityville-hoax.html

¿A quién da usted credibilidad?
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: La Casa de Amityville

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 5:28 pm

Pero también podemos ver el documental.

Misterios sin resolver - La casa de Amityville Parte 1


Misterios sin resolver - La casa de Amityville Parte 2

Misterios sin resolver - La casa de Amityville Parte 3

Misterios sin resolver - La casa de Amityville Parte 4

Misterios sin resolver - La casa de Amityville Parte 5

>> Casas malditas
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: La Casa de Amityville

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.