LEYENDAS URBANAS IV

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Muñeca

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:26 pm

Ésta es la historia de la muñeca de porcelana de mi hermana, la muñeca que le había regalado una anciana mujer el verano anterior.

Un día estaba estudiando en mi habitación y oí un ruido raro. Me levanté para ver lo que era y justo cuando lo hice, el ruido dejó de oírse. Por la noche me tuve que quedar con mi hermana porque mis padres iban a cenar fuera. Yo no tenía mucho sueño y bajé a ver la tele, cuando al rato escuché como si mi hermana hablase con alguien. Subí y me escondí para ver lo que era.

Era mi hermana hablando con su muñeca. No le di importancia, porque era pequeña. Después bajé y seguí viendo la tele. Al rato oí a mi hermana gritando, subí a toda prisa y vi a mi hermana muerta y las manos de la muñeca llenas de sangre. La muñeca estaba embrujada. Empecé a llorar, cogí la muñeca y la quemé. En ese instante me quedé dormida, y cuando desperté, nada de eso había pasado.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

MATERIA SIMILAR

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:27 pm

•«Yo me acuerdo de una que oí cuando era niño, como por el 85 o por ahí. Era de que los muñecos de los pitufos eran satánicos y de noche asesinaban a sus dueños.

¿Alguien más lo escuchó?»

•«Yo también la escuche por ese tiempo. Entonces, sí, tal parece que se trató de una niña que tenía uno de estos juguetes, los pitufos, y en las noches estos muñecos cobraban vida y la rasguñaban toda. En la mañana, cuando se despertaba, los padres de la joven asustada no sabían qué hacer.

Después tuvo que venir un cura a bendecir la casa y sintió la presencia de ellos, así que mandó a los padres a que quemaran los muñecos. Te puedo asegurar, y no es mentira, que esto se debe no sólo al muñeco, sino a lo que representa el muñeco en sí.

Verás, en mi casa cuando era joven teníamos unas estatuas de muñecas, de éstas que sus ojos se cierran y abren con el movimiento que uno les proporciona. Bueno, también se sintió la presencia en su mirada penetrante, esa mirada que te indica, como en la Mona Lisa, que te mira así donde tú vayas... Bueno, en mi casa siempre pasan cosas extrañas, y una de éstas era producida por estas muñecas; por suerte, nos deshicimos de éstas guardándolas en unas cajetas, pero siempre me quedé con la duda, asustado en la noche.

No fue hasta después de un tiempo que me deshice de ella: las mandé a unas personas en el Darién, pero creo que estas historias no terminarán hasta deshacernos de todas ellas. Me di cuenta de que las muñecas o estos juguetes son como frascos vacíos, que uno los llena de energías: éstas pueden ser positivas o negativas. Por su composición y estructura, tienden a recoger maldad. Algunos llegan a niveles extremos, hasta apoderarse de estos juguetes formas etéreas, demonios, etc.

Los trolls, las muñecas de porcelana, los indiecitos de plástico, todos estos objetos (¡ah, y claro, los pitufos!)... Tengan cuidado, los niños son, a través de sus energías, los que corren más peligro de ser afectados, ya que el niño y el juguete se retroalimentan. Cuidado, sáquenlos, quémenlos, pero tengan mucho cuidado por si su forma es fuerte y consistente: puedes tener hasta un Chuky.»

•«Bueno, yo no sé si esto cae dentro de la categoría de una leyenda urbana, pero fue algo que vi una vez y me pareció un poco raro.

Hace un par de años una prima de mi mamá nos invitó a ella, mi prima y mis hermanos a pasar un fin de semana en Taboga. Nos la pasamos todo el día en la playa y en la tarde, cuando regresamos a la casa para bañarnos, me dijeron que a mí me tocaba dormir en un cuarto con mi prima mientras mi mamá dormía con mis dos hermanos en otro. Cuando entré al cuarto, frente a la puerta había un mueble (como un gavetero grande) y arriba tenía una muñeca de ésas de antes que parecían de verdad.

Lo que me pareció raro es que la muñeca estaba sentada mirando hacia la esquina, como si estuviera castigada. Salimos a pasear y después se fue la luz, así que regresamos a la casa disque a dormir, pero mi prima se fue a una fiesta a una parte de la isla que sí tenía luz, dejándome a mí solo en el cuarto. Yo sólo sé que me acosté mirando a la pared y me cubrí la cabeza con la almohada y la sábana y que esa noche no pude dormir nada. Hasta el día de hoy no sé qué significaba eso de la muñeca mirando a la pared.»
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Paty mi muñeca

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:27 pm

Me llamo Valeria y les quiero contar acerca de una historia que ocurrió en mi pueblo hace mucho tiempo, se trata de una familia muy pobre que vivía en una casa abandonada y toda destruida, a esta familia la integraban un hombre, una mujer, una niña de 5 años y su hermano mayor de 11 años.

Todos los días el hombre salía a recorrer basureros para ver si podía encontrar algo que le sirviera para vivir y alimentar a sus hijos, pero un día, precisamente el día de el cumpleaños de su hija, ella quería una muñeca de regalo, y el hombre aprovechó para buscar en los basureros, después de haber buscado por horas, pudo encontrar una muñeca con unos cuantos pelos enredados, un vestidito blanco y uno zapatitos de charol negros, lo que tenía esa muñeca es que estaba un poco rota y sucia, pero lo que más llamaba la atención era su mirada roja y diabólica.

El hombre la llevo en secreto para que la niña no la viera y se la dio a la mama para que la cosiera y la limpiara un poco, ya después de hacerlo, llamaron a la niña y le dieron su hermoso regalo de cumpleaños, la niña quedó muy contenta y decidió ponerle Paty. Los días pasaban y la niña jugaba y jugaba con Paty, hasta que un día se aburrió y decidió dejarla en una piedra de mármol que había dentro de la casa, ese día era un día de tormenta eléctrica en las que había muchos truenos y rayos en el cielo.

La muñeca sola y tirada por la niña, estaba en la piedra cuando de pronto un rayo le cayo encima, su vestido blanco se quemo y a ella e le derritió la cara, pero lo más horrible es que según dicen Paty quedó poseída por un demonio que le entró a través del impacto del rayo.

A partir de ahí todas las noches se escucha cantar a Paty: " cataplum, cataplum alguien morirá, cataplum cataplum será la mamá".Al otro día a pareció la mujer muerta toda cortada y con una marca en el cuello por lo que eran señales de estrangulamiento.

Al otro día se volvió a repetir lo mismo y así sucesivamente fue matando a todos los integrantes de la familia menos a la niña, Paty decidió entrar dentro del cuerpo de la niña y ahora ella no se la conoce como Paty mi muñeca sino como Paty la niña asesina.

Se dice que Paty vaga por el mundo buscando venganza por todas aquellas niñas que la dejaron tirada prefiriendo otros juguetes para jugar. No te descuides porque en cualquier instante Paty podría meterse con tu familia podría entrar como un alma en pena dentro de ti.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Un Espectro

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:28 pm

Mi padre era un sargento al mando de muchos soldados, debido a que tenía que inspirar respeto los trataba con mucha frialdad y sin piedad alguna cuando cometían alguna falta.

Un día del 1992, un soldado quiso escaparse pero para su mala suerte lo capturaron, este soldado ya era conocido por ser muy débil mental y físicamente, ya que era la cuarta vez que intentaba escaparse mi padre no lo quiso castigar de manera normal, aprovechando que estaban en la sierra y todas las leyendas que se contaban sobre una casa llena de espectros... lo llevo a esa casa y le ordeno inspeccionar toda la casa y cuando estuviera al otro lado de un disparo, después regresase.

Esto era una orden demasiado fácil para cualquiera, pero para ese pobre muchacho era demasiado.

Entró en aquella extraña casa donde muchos dicen que ven fantasmas, mi padre estaba con algunos compañeros afuera esperando y burlándose del muchacho, de pronto se escucharon los gritos del pobre joven, disparos y más tarde el silencio. Sin perder un segundo mi padre y sus otros tres compañeros cargaron armas mientras entraban a la casa.

Estos tres expertos, pensaron que eran terroristas pues en esa época existían varios grupos de estos, (Perú), entraron dispuestos a morir, la casa no tenia luz, solo mi padre tenia una linterna, no contaban con nada mas que eso, y sus balas 38 mm, lograron hallar al soldado ahorcado con una soga y el cuerpo lleno de arañazos, se quedaron quietos sin hacer ruido alguno para escuchar al enemigo, entonces mi padre escuchó quejidos, quejidos, pero del otro extremo de la casa, entonces comunico a sus colegas para ir juntos... no hubo respuesta. De nuevo les susurraba un poco alto para que lo escuchasen, no hubo respuesta, se arrastro hasta el lugar donde se suponía estaba uno de sus colegas y !sorpresa! ya no estaba, ni el ni el otro.

Entonces pensó que lo habían dejado atrás, se dirigió mas al fondo de la casa, se acercaba mas a los quejidos, se escuchaban cada vez mas cerca, cuando abrió la puerta con violencia. Vio a sus amigos casi muertos, su cara ensangrentada se quejaban muy débilmente.

De pronto sintió algo acercándose desde atrás, volteo y logro ver que este hombre, desnudo. Con los ojos desorbitados .!Estaba flotando!. Empezó a dispararle, vio que este ser se detenía un momento como si las balas lo frenaran, tenia piel (no podía ser que pudiera levitar) , cuando se le gastaron las balas hecho a correr , mas al fondo aun. Diviso una ventana y sin importar que hubiera afuera. Huyo por allí, cayó ileso pero hecho a correr. Lo último que pudo divisar fue a ese hombre. Levitando en el tejado, riendo . Burlándose de él, ahora en el 2006 mi padre se ha retirado de las fuerzas militares , fue ahí cuando me contó esta historia. Temblaba y tartamudeaba.

Actualmente tengo 21 años y se que algún día tendré que visitar esa casa ...
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

El llanto del niño

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:29 pm

Hace algunos años solía ir a caminar nocturnamente, cosa que me era de sumo agrado.

El doctor me lo había recomendado ya que entonces era una persona obesa y mis problemas de salud solían ser grabes.

Una noche como todas me encamine hacia la ruta (lugar por donde siempre transitaba). Ese día hacia bastante frió y lloviznaba de a ratos, yo llevaba entonces un piloto que mi mujer me había regalado.

Seguí caminando y en la mitad del trayecto siento llantos… deduje que seria de algún bebé abandonado por lo que me acerqué hacia el sonido.

Busque y busque hasta que al fin lo encontré, su cara era tierna, no parecía ser recién nacido.

Lo mire y el me sonrió, luego recorrí con un vistazo el alrededor.
Volví a mirarlo, el me sonrió nuevamente, salvo que esta vez su sonrisa era diabólica y sus ojos abrillantados… me miro un tiempo y lanzo algunas carcajadas espectrales, como si se burlara de mi.

Yo quede impactado, lo volví a dejar en el suelo y empecé a correr.
Solo me iluminaba la luna, corrí y corrí pero aunque me alejara las risas seguían taladrando mis oídos.

Crucé la estación del pueblo y cuando volteé para mirar estaba parado detrás de mí.

No se imaginan el terror que sentí en ese momento… Como les decía seguí corriendo hasta llegar a casa, cuando entre todo cesó.

Esa noche nunca la olvidare… ya que ese niño perturba mi sueño cada noche.
Hay veces que hasta siento como llora…El espera que alguien más lo vuelva a recoger.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

El árbol de las niñas

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:29 pm

Dicen que los que mueren teniendo asuntos pendientes, quedan atrapados como fantasmas.

18 de septiembre de 1993, un día lluvioso empezaba en el pueblo de pozuelo de alarcón. dos niñas de 5 años son abandonadas debajo de un árbol, en un bosque, con una nota y algo de comida a su lado. se oían sus llantos llamando a su madre... pasaron días hasta que la policía local las encontró, y las metió en un orfanato a unos 2 kilómetros del árbol. Pero las niñas iban todos los días para gritarle a su madre que volviese, y nadie se molestó en buscar la nota.

un día, un rayo cayó encima de otro de los árboles aplastando a las dos niñas. murieron en el acto, y el árbol dejó al descubierto la nota entre sus ramas.

Pero ya era demasiado tarde para que las niñas leyesen la nota. ahora, en ese bosque han construido una carretera, pero un par de filas de árboles sigue en pie. algún bravucón insolente ha tenido el valor de conducir por allí a las 4 de la mañana, hora en la que las niñas fueron abandonadas, y afirma haber visto a un par de niñas jugando con su madre... un par de años después, fue matado por un árbol caido por culpa de un rayo, en un día totalmente despejado... algunos afirman haber visto a la madre y a las niñas jugando también, y no están muertos... todavía.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

La Cabaña

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:29 pm

Se dice que en una ocasión un estudiante fue al bosque de su ciudad para un trabajo en su universidad. Su función consistía en recolectar muestras de diversas plantas y catalogarlas. Fue tanto su interés en su labor, que no se dio cuenta que el día había acabado y se estaba adentrando en una oscura noche.

Se sentía perdido, no sabía hacia dónde avanzar con tremenda oscuridad. Cuidaba sus pasos para no tropezar, lo único que podría distinguir era la brillante luz de la luna y las estrellas. Después de unos pasos, pudo distinguir una pequeña cabaña en medio del bosque; pensó que sería buena idea entrar y pedir resguardo esa noche hasta el amanecer.

El estudiante se acercó a la cabaña, tocó la puerta unas cuantas veces, pero nadie parecía estar dentro. Al ver que nadie se encontraba por el momento, se decidió a pasar sin ser invitado. La cabaña parecía haber cambiado de tamaño, no aparentaba ser tan grande desde fuera. Había muchas puertas y un largo pasillo.

Mientras buscaba una habitación atravesando el pasillo a oscuras notó que en las paredes de la morada habían extrañas pinturas de personas de aspecto siniestro, al pasar parecían seguirlo con la mirada provocándole un escalofrío que casi le impedía moverse. Tras vencer sus miedos, tragó saliva y continuo por el pasillo hasta encontrar una habitación donde pasó la noche hasta el amanecer.

A la mañana siguiente sus miedos se habían evaporado, hacia una hora que había amanecido por lo que decidió abandonar la cabaña y finalizar su trabajo. Se levantó de la cama y al salir al pasillo se quedó helado...

En las paredes no había ningún cuadro... sólo ventanas
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

"No solo los perros lamen"

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:30 pm

La citada historia le sucedió a una niña de 9 años, hija única de padres de gran influencia en la política local; esta niña tenía todo lo que hubiese querido y deseado una niña normal con buena educación, pero con una soledad incomparable. Sus padres solían salir a fiestas de caridad y reuniones del ámbito político, y la dejaban sola.

Todo cambió cuando le compraron un cachorro de raza grande (esto para que cuidase a la niña cuando creciera), pasaron los años y la niña y el perro se volvieron inseparables. Una noche como cualquier otra los padres fueron a despedirse de la niña; el perro, ya acostumbrado a dormir con la niña, se postraba abajo de la cama.

Los padres se fueron y pronto la niña se sumió en un sueño profundo, ya aproximadamente como a las 2:30 de la madrugada, un fuerte ruido la despertó, eran como rasguños leves y luego más fuertes. Entonces, temerosa, bajó la mano para que el perro la lamiese (era como un código entre ella y el perro) y lo hizo y entonces ella se tranquilizó y durmió otra vez.

Cuando ella se despertó por la mañana descubrió algo espantoso: En el espejo del tocador había algo escrito con letras rojas. Cuando se acercó, vio que era un rastro de sangre que decía así:
"NO SÓLO LOS PERROS LAMEN".
Entonces dio un grito de terror al ver a su perro crucificado en el suelo de su habitación.

Se dice que cuando los padres la encontraron ella no hablaba de otra cosa más que de "¿quién me lamió?" y decía el nombre de su perro, se volvió loca y hasta la fecha está en un manicomio y sus padres, tratando de olvidar lo que hallaron en el cuarto y a su hija, se fueron al extranjero.

Y la incógnita más grande es: según los que fueron a investigar al cuarto de la niña, el perro ya estaba muerto, es decir crucificado en el suelo, desde hace horas. ¿Quién le lamió la mano a la niña debajo de la cama?
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

La autoestopista fantasma

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:30 pm

La carretera principal que va de Baltimore a Nueva York al llegar al kilómetro 12 se cruza con una importante autopista. Se trata de un cruce muy peligroso, y en muchas ocasiones se ha hablado de construir un paso subterráneo para evitar accidentes, aunque todavía no se ha hecho nada.

Un sábado por la noche, un prestigioso doctor neoyorkino -del que evitaremos reproducir su nombre-, regresaba a su casa después de asistir a una sala de fiestas country. Al llegar al cruce redujo la velocidad y se sorprendió al ver a una deliciosa jovencita, vestida con un traje largo, de fiesta, haciendo auto-stop. Frenó de golpe y le hizo una señal para que subiera a la parte trasera de su descapotable.

- El asiento de delante está lleno de palos de golf y de paquetes -se disculpó. Y a continuación le preguntó: - Pero, ¿qué está haciendo una chica tan joven como tú sola a estas horas de la noche?

- La historia es demasiado larga para contarla ahora -dijo la chica. Su voz era dulce y a la vez aguda, como el tintinear de los cascabeles de un trineo. - Por favor, lléveme a casa. Se lo explicaré todo allí. La dirección es North Charles Street, número XXXX. Espero que no esté muy lejos de su camino.

El doctor refunfuñó y puso el coche en marcha. Cuando se estaba acercando a la dirección que le indicó ella, una casa con las contraventanas cerradas, le dijo: - Ya hemos llegado. Entonces se giró y vio que el asiento de atrás estaba vacío. - ¿¡Qué demonios...!? -murmuró para sí el doctor. La chica no se podía haber caído del coche, ni mucho menos haberse desvanecido.

Llamó repetidas veces al timbre de la casa, confuso como no lo había estado en toda su vida. Después de un largo tiempo de espera, la puerta se abrió y apareció un hombre de pelo gris y aspecto cansado que lo miró fijamente.

- No sé como decirle qué cosa más sorprendente acaba de suceder -empezó a decir el doctor-, una chica joven me dió esta dirección hace un momento. La traje en coche hasta aqui y...

- Sí, sí, lo sé -dijo el hombre con aire de cansancio-, esto mismo ha pasado otras veces, todos los sábados por la noche de este mes. Esa chica, señor, era mi hija. Murió hace dos años en un accidente automovilístico en ese mismo cruce donde usted la encontró...
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

El suicidio de la enfermera

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:31 pm

Cuenta la leyenda que hace muchos años una bella enfermera se preparaba a contraer nupcias con un joven médico, ambos trabajaban en el hospital Arzobispo Loayza, de Lima, la capital peruana. La fecha de la boda estaba cerca y el novio viajó a su ciudad natal para invitar a sus familiares.

En el trayecto ocurrió un accidente de tráfico en el cual el apuesto médico perdió la vida.

Al enterarse de la noticia la bella enfermera que se encontraba de guardia en una fría noche limeña, decidió suicidarse.

Por aquella época, el hospital se estaba implementando de nuevos pabellones, con lo cual tenía maquinaria de construcción de la época. La enfermera que trabajaba en una segunda planta decidió tirarse al vacío y así acabar con su vida; así sucedió y con tal coincidencia cayó sobre unos hierros que acababan en punta, los cuales le quitaron la cabeza literalmente. Allí quedó muerta la bella joven enfermera sin cabeza.

Pasado el tiempo, aún se le ve caminar por los pabellones de dicho hospital. Algunos pacientes juran haber sido atendidos por una enfermera de traje blanco resplandeciente y capa de terciopelo azul, cuando en realidad ahora las enfermeras en el Perú no llevan capa azul...

Algunas personas dicen no haber podido verle la cara, y desde esos fenómenos se ha creado la historia de la enfermera sin cabeza... Misterio, regreso del más allá. ¿Resignación a seguir con el trabajo de su vida?... Juzguen ustedes.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

El perro de Satanás

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:31 pm

Se dice que hay una fábrica en un barrio precario en la ciudad de Mar de Plata, en Argentina, en la cual suceden muchos hechos extraños.

Detrás de la fábrica hay un descampado y muchas veces por la noche se suelen ver duendes o nenes que corren y desaparecen, y lo más tenebroso de todo viene ahora...

Esta fábrica reporta un desaparecido por año, especialmente entre los serenos que la vigilan. Por la noche, cuando el sereno cuida la fábrica, suele escuchar silbidos y hasta respiraciones cerca.

Una vez corrió el rumor de que uno de los empleados por la noche mientras vigilaba el lugar al sentir un gruñido se asomó por la ventana y vio un perro gigante, así como un caballo, y que no se va a olvidar nunca de los ojos rojos de este.

Dicen que el dueño hizo un pacto con el diablo y desde ahí nunca más le robaron, pero a cambio él debe entregar un alma por año, o sea la de un empleado.

Este perro es supuestamente una bestia enviada por el mismo Satanás para evitar los siniestros, dado que es un barrio extremadamente peligroso.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Una familia perfecta

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:32 pm

Marcaba el reloj las 11:45 de la noche, Marta, Pablo y su hijo Martín miraban la televisión, en ella pasaba una de esas películas policíacas que te mantienen entretenido todo el tiempo... Marta, una reconocida escritora de aquel pueblo; Pablo un gran fotógrafo galardonado y su tierno Martín, un niño de 7 años, un chico común y corriente. Era una noche lluviosa, como todos aquellas en el invierno de ese pueblito alejado de la gran ciudad, un pueblo tranquilo en donde la mayoría de la gente se conocía entre sí.

La película mantenía entretenida a la familia hasta que el jefe de familia dirigió su mirada al reloj... 12:02... "por Dios"-dijo- "es tardísimo"- "Hijo, creo que te deberías ir a dormir, mañana por la mañana iremos a ver a tu abuela y estarás desvelado"- "un ratito mas"-replico Martín- "No señor, te me vas a la cama, no te quiero con dolor de cabeza mañana por el desvelo" -le contesto su padre-"ok"-dijo Martín-..."que descanses hijo" -le dijo su madre.

Martín subió las escaleras, no de muy buen humor, porque su padre no lo había dejado terminar de ver la película. Pero Martín no estaba dispuesto a acostarse en su cama sin sueño, así que tomo su radio y se dispuso a escuchar aquella estación él la cual día y noche programaban puras melodías clásicas, sus preferidas.

Y ya habían pasado unos 45 minutos cuando interrumpen la programación para dar una noticia de ultima hora: "NOTICIA DE ULTIMA HORA, A TODOS LOS HABITANTES DEL PUEBLO DE "SANTA ROSA DEL CARMIN" SE LES INFORMA QUE LA CARRETERA QUE CONDUCE A LA CIUDAD SE ENCUENTRA TOTALMENTE BLOQUEADA DEBIDO A UN DESASTROSO ACCIDENTE, EN EL CUAL PERDIERON LA VIDA 8 PERSONAS".

De un salto Martín salió de la cama, bajó las escaleras y se dirigió hacia la sala donde se encontraban sus padres a darles la noticia de que el camino estaba cerrado y que no iban a poder ir a ver a su abuela, así que se quedaría viendo la película.

Fue un grito desgarrador lo que broto de la boca del chico al ver la tremenda escena que tenia delante de sus ojos; su madre y su padre en medio de la sala, muertos, completamente destrozados, el cráneo del padre hecho trizas, una gran parte de su masa encefálica se encontraba encima del televisor, sus ojos, aquellos que muchas veces buscaron un buen momento para disparar la cámara fotográfica encima de la mesa del centro; el cuerpo de su madre completamente desmembrado... Pero cuando los ojos del chico voltearon a ver hacia la cocina... Ahí se encontraba él, vestía un pantalón negro, unos zapatos cafés de gamuza y una camisa manga corta totalmente empapada de sangre, en su mano derecha un vaso de agua, en la izquierda lo que quedaba del corazón de la madre del chico: "No tengas miedo"-le dijo.

Martín lanzó, no un grito, sino miles, corrió con todas sus fuerzas, subió esos 24 escalones que conducían hacia lo que él creía que era su salvación -su cuarto-, él suspiró y dijo en voz baja: "No, mi niño... Se agita tu corazón y así me cuesta mas trabajo arrancártelo", soltó el vaso y tomo ese gran cuchillo que se encontraba arriba del refrigerador, “No quería hacerlo contigo” –murmuro- lentamente subió aquellos escalones, 1, 2, 3, 4, 5.... 24!!

Miro fijamente la puerta del cuarto del cual colgaba un letrero que en letras rojas decía “NO MOLESTAR”... ¡Que irónico..! Él no iba a molestarlo... iba a matarlo; de una patada derribó aquella puerta, ahí se encontraba él en medio de la puerta buscando con aquellos ojos entre la oscuridad una silueta, un movimiento, algo que le indicara donde se encontraba Martín escondido, de pronto un ruido acaparó la atención de aquel hombre con la ropa empapada de sangre... ¡La ventana!

La ventana se abrió de un seco golpe, pero no, no era Martín que tratase de escapar de aquella muerte inevitable, si no el viento que junto con la lluvia arreciaban más. Cerró la puerta y se dirigió hacia aquel rincón donde apenas se alcanzaba a ver la silueta de “algo”, tal vez era Martín o tal vez una de sus tantos muñecos...

Se acercó lentamente, empuñando aquel cuchillo que aun se encontraba manchado de sangre fresca, tomo una bocanada de aire frió que se colaba por la ventana y con un certero movimiento de su mano clavo el cuchillo a aquella silueta...
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Dile a mis Padres

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:33 pm

Sandra siempre había sido una adolescente conflictiva, sus notas empeoraban cada vez más, discutía continuamente con sus padres y desobedecía sus instrucciones cada vez que se daban la vuelta. Sus progenitores estaban desesperados, no querían que la chica perdiera el curso y las habladurías sobre lo “fácil” que era con los chicos ya habían llegado a sus oídos. A sus ojos ella seguía siendo la misma niña a la que tenían que cambiar los pañales y vieron dar sus primeros pasos con un año de edad.

Pero lo cierto es que Sandra ya se consideraba a sí misma una mujer, con dieciséis años se creía lo suficientemente madura como para tomar sus propias decisiones y molestar a sus padres se había convertido en el más divertido de sus pasatiempos. Cuando salía de fiesta llegaba siempre un par de horas después del “toque de queda”, tenía cada vez peores compañías y el desfile de novios parecía no terminar nunca.

Pero el detonante definitivo fue cuando sus padres encontraron una prueba de embarazo en su cuarto de baño. Malo era que “la niña” se hubiese hecho mujer, pero más preocupante era que además lo hiciera sin protección. Los padres estaban destrozados, amaban tanto a su única hija que sin saberlo la habían consentido demasiado y se había convertido en una arpía, en una manipuladora a la que ni sus propias compañeras de instituto soportaban. Era la típica niña mimada que hacía siempre lo que quería y cuando quería. Por el contrario sus padres eran excelentes personas, queridos y respetados por todos sus conocidos, aunque se habían volcado en atenciones a una hija que nunca les devolvió el amor que la profesaban.

Pero todo había llegado demasiado lejos, debían escarmentarla y controlar su comportamiento. Castigarla sin salir hasta que acabara el curso les pareció la única opción, incluso estaban barajando la opción de enviarla a un nuevo centro el año que viene. Uno que era conocido por lo estricto de sus profesores y los excelentes resultados para “domar” a fierecillas como Sandra.

La adolescente por supuesto no estaba dispuesta a respetar el castigo y mucho menos esa noche, así que fingió un dolor de cabeza para irse temprano a dormir, algo realmente impensable en ella. Cerró la puerta, apagó la luz y escondió bajo las sábanas unos almohadones para dar el aspecto de que había alguien durmiendo. No era la primera vez que lo hacía y descender por el tejado que había junto a su ventana le resultó una tarea fácil.

El novio la esperaba un par de calles más allá con un potente todoterreno que seguramente pertenecía a sus padres. Nada más subir le plantó un beso con lengua y le ofreció un trago de tequila con una botella que ya estaba casi por la mitad. Entre risas y con la música a todo volumen salieron hacia la fiesta de Alicia, una chica que había repetido varios cursos e incluso había sido detenida por la Policía en dos ocasiones, probablemente la joven más peligrosa y temida del instituto.

Sandra llevaba semanas hablando de esa fiesta ya que Alicia había prometido que con su mayoría de edad compraría todo el alcohol que pudiera y montaría la fiesta más salvaje que jamás pudieran recordar.

Al llegar allí se encontraron exactamente con lo que Sandra se había imaginado, la gente bailaba junto a la piscina medio desnuda, pocos habían sido avisados para que llevaran un traje de baño por lo que la mayoría estaban en ropa interior. En la zona de la barra decenas de botellas coronaban unos juegos en los que se retaba a la gente a beber por un embudo, o se organizaban torneos de chupitos. Se veían grupos de jóvenes besándose y metiéndose mano en cada rincón, y luces que se apagaban en las habitaciones de arriba.

Sandra estaba feliz y no tardó en integrarse a la perfección en la fiesta, su novio por su parte se dirigió como un misil a la zona de las bebidas, agarró una botella en cada mano y se fue a la piscina donde se puso a flirtear con una rubia que parecía seguirle el juego.

A Sandra le cambió la cara cuando vio la escena, como una tigresa se acercó a su pareja y le dio un apasionado beso para disuadir a la otra chica. Pero el chico le dijo:

“Esta es mi vecina, la pobre no tiene como regresar a casa y con la ropa mojada no puede llamar a un taxi, voy a acercarla un momento a casa y regreso a la fiesta en unos minutos”

Sandra, que no era tonta, no estaba dispuesta a dejar que “su chico” se fuera con una cualquiera. A pesar de que quería continuar en la fiesta dijo que los acompañaría. La cara del novio era un poema, obviamente su intención era irse con la rubia a algún lugar apartado. Pero Sandra no le iba a dejar tranquilo. Así que a regañadientes montó con las dos chicas en el coche y, enfadado como iba, bebía trago tras trago de una de las botellas que se había llevado de la fiesta. Sandra, que conocía bien al chico, sabía que ya había bebido demasiado pero tenía una cara de furia que le indicaba que era mejor no recriminarle nada.

Diez minutos después y con el vehículo haciendo eses por la evidente borrachera del chico llegaron a su destino. La chica rubia se bajó del coche y guiñando un ojo le dijo:

“Gracias, vecino, otro día nos vemos por el barrio”.

Sandra sabía que el chico no vivía por la zona, por lo que no tardó ni un minuto en enfrentarse a su novio gritando y empujándole mientras conducía de vuelta a la fiesta. Él, realmente borracho y enfadado, conducía a toda velocidad mientras forcejeaba con ella.

De repente se encontraron con una fuerte luz de frente… El impacto fue brutal.

Sandra, que no llevaba el cinturón puesto, fue la única que no murió en el acto. Salió despedida del todoterreno y se golpeó fuertemente contra el techo del otro coche y después contra un árbol. Su cuerpo quedó tendido junto a la carretera mientras los dos vehículos se habían convertido en un amasijo de hierro y trozos de carne destrozada, carne que pertenecía a su novio y a una pareja que viajaba en el otro coche, una pareja que no había tenido culpa de nada y que se había encontrado con el vehículo de un borracho mientras avanzaba correctamente por su carril.

La Policía y un equipo de urgencias llegó al lugar a los pocos minutos, Sandra aún estaba con vida aunque el golpe había sido mortal. Con su último aliento y tosiendo sangre por la boca le dijo al médico que la atendió que le dijera a sus padres las siguientes palabras:

“Dígale a mis padres que todo ha sido culpa mía, que debí hacerles caso y que los quiero”

El doctor, que había atendido escasos segundos antes a los otros accidentados, corroborando su muerte, observó impotente cómo la chica se apagaba.

El golpe había sido tremendo y la cortina de humo que había levantado fue tal que la gente que había en la fiesta de Alicia se acercó a ver qué había pasado a dos calles del lugar. Una de las amigas de la infancia de Sandra la reconoció antes de que la cubrieran con una manta.

-¡Doctor, doctor, ella es mi amiga! ¿Qué ha pasado? ¿Qué le ha dicho?
-Siento mucho comunicarle que su amiga ha fallecido por el accidente, trató de decirme algo pero no pude entenderla.

Un enfermero que acompañaba al médico se sintió intrigado al ver que no le había explicado las últimas palabras de la chica.

-¿Por qué no le dijo el mensaje que le ha dejado a sus padres?

El doctor apesadumbrado le contestó:

-No sabía qué decirle, la pareja que ha muerto en el otro coche… Eran sus padres.

Al parecer los padres habían descubierto el engaño de su hija y habían ido a buscarla a la fiesta de la que llevaba hablando semanas. Al llegar allí y no encontrarla decidieron volver a casa para ver si había regresado. Con la mala fortuna de que en el camino se chocaron de frente contra el todoterreno en el que iba su hija.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

El Perro Atragantado

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:33 pm

Una familia regresa a su casa tras un día de compras, al entrar por la puerta se sorprenden de que su fiel perro no se acerque a saludarles como habitualmente. El marido comprueba que hay restos de sangre en el suelo que llevan desde la entrada del jardín hasta la habitación principal.

Allí, se encuentra al perro mostrando un extraño comportamiento mientras rasca la puerta del armario. El reguero de sangre llega hasta su boca y el animal no deja de toser como si estuviera atragantado. El hombre viendo el lamentable aspecto de su perro, que gotea sangre por la boca mientras no deja de toser y luchar por respirar, se teme lo peor. Por lo que le pide a su mujer que se quede con el niño mientras él lleva a su mascota al veterinario más cercano. No sería la primera vez que un perro era envenenado en el barrio por algún desaprensivo al que le molestan los ladridos o simplemente desea hacer daño.

Por supuesto el drama familiar es impresionante, la mujer estalla en lágrimas mientras trata de tapar los ojos a su hijo para que no vea al perro sangrando y el niño gritando para saber que le pasaba a su inseparable amigo. Ambos se quedan desconsolados mientras el hombre lleva al perro en brazos hasta el coche familiar.

Al llegar al veterinario es inmediatamente atendido en la sala de urgencias, donde se comprueba que el perro tiene un corte muy profundo en el hocico. El corte es muy limpio, como hecho con un cuchillo. Pero eso no es lo que más le preocupa al veterinario, el animal parece extenuado y a punto de ahogarse ya que le resulta casi imposible respirar, por lo que deciden sedarlo con la intención de buscar el objeto que parece impedirle tomar aire.

Finalmente el veterinario empieza a sacar un objeto sanguinolento que inicialmente no es capaz de distinguir, al extraerlo completamente se dan cuenta de que es un dedo humano que parece haber sido arrancado de un mordisco por el animal.

El hombre palideció al comprender porque su perro no se despegaba de la puerta del armario y porque el reguero de sangre llegaba hasta allí.

¡Había alguien dentro del armario cuando ellos llegaron!

Mientras ellos salieron a comprar alguien había entrado en su casa con intención de robar, pero el perro lo atacó y tuvo que refugiarse en el armario para evitarle. El animal le había mordido en la mano y él le había clavado un cuchillo en el morro dándole el tiempo justo para escapar.

Inmediatamente llamó a su mujer para avisarla de que tenía que salir inmediatamente de esa casa. Pero no contestaba el teléfono. Preocupado por su familia regresó tan rápido como pudo mientras llamaba a la policía conduciendo a toda velocidad. Al llegar allí se encontró lo que más temía…

En su ausencia, el ladrón aprovechó para salir del armario y enfadado por la herida que le había infligido el perro de la familia se vengó degollando a su mujer y su hijo antes de escapar.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

El Peaje

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 10:35 pm

Era una noche aburrida y tediosa como cualquier otra en el gris trabajo de un viejo cajero de peaje. Además esa semana le tocaba trabajar en el turno de noche y el aburrimiento se multiplicaba en una de esas largas noches en las que casi no pasaba ni un vehículo. Su única compañía hubiese sido su compañero Ernesto, pero por desgracia a él esa noche le tocaba la entrada de camiones y vehículos pesados que se encontraba en la cabina más alejada.

Hacían mas de veinte minutos desde que pasó el último coche y estaba empezando a perder su lucha contra el sueño cuando a lo lejos apareció uno de esos coches tuning que parecían una atracción de feria con sus luces de neón y su música a todo volumen…

Escuchar Daddy Yankee a todo volumen a las cuatro de la mañana ya hubiese sido motivo suficiente para odiar al grupo de macacos que había en el interior del vehículo. Pero al bajar los cristales tintados de la ventanilla su repulsa aumentó al ver a un niñato de unos veinte años con una camiseta sin mangas y el típico cuerpo de haberse machacado en el gimnasio aderezado con un poco de esteroides. Además tenía todo el brazo, el cuello y parte de la cara tatuados, pero lo más impactante de su aspecto de matón de discoteca era una funda metálica en los dientes superiores que hacía que su aspecto fuera incluso más amenazante y aterrador.

- ¿Qué pasa abuelo tengo algo pintado en la cara o qué?

Tras hacer la pregunta se escucharon unas risas de los otros ocupantes del vehículo, debían ser unos tres mas y cuando vieron que su “líder” se envalentonó aprovecharon para asomarse por las ventanillas para ver la cara de miedo del viejete mientras su amigo le empezaba a molestar.

- Vamos Tutankamón que no tenemos toda la noche ¿Cuánto es?

- Un euro y medio – contestó el viejo sin levantar la cabeza.

- ¡¡Pero serás ladrón!!! No me jodas cada día es más caro.

- Tiene usted razón señor pero yo no pongo los precios, yo solamente soy un “mandao”.

- Jajaja mira el viejales que educado que me llama de usted y todo. Me has caído bien Tutankamon, ¡¡¡Sal de la cabina que nos vamos de fiesta!!!

- Disculpe señor pero no puedo abandonar mi puesto.

- ¿Seguro que no te quieres venir? – El matón alargó el brazo y le dio un billete de cinco euros para pagar el peaje.

- No, muchas gracias – le dijo el hombre que no levantaba la mirada del suelo de puro terror.

Mientras contaba el cambio que tenía que devolverle aprovechó para levantar la barrera, cuanto antes se fueran mejor.

- Aquí está su cambio señor – dijo tratando de no cruzar la mirada con él.

En ese momento un escalofrío le recorrió el cuerpo cuando sintió como una fuerte mano le agarraba de la muñeca.

- ¡¡¡Te vas a venir con nosotros quieras o no!!! – Mientras pronunciaba esas palabras sacó una cuerda y con un nudo que ya tenía preparado le ató la mano.

Sin mediar mas palabra el matón aceleró su coche al máximo y salió quemando ruedas mientras de la ventanilla salía más y más cuerda que debían tener enrollada dentro del coche.

El hombre paralizado por el miedo, intentó desesperadamente deshacer el nudo, pero era muy complejo y se notaba que lo habían preparado para resultar casi imposible deshacerlo. No sabía cuanta cuerda había dentro del coche y en cualquier momento recibiría un fuerte tirón que le podría arrancar el brazo o lo que es peor le arrastraría detrás del coche de los matones. Esa gente desalmada podrían arrastrar su cadáver durante kilómetros antes de soltar la cuerda.

El hombre recordó que sus hijos le habían regalado una navaja suiza por el día del padre, una de esas multiusos que sirven para todo y en realidad no sirven para nada. Intentó en vano cortar la cuerda, pero parecía una de esas de alpinismo ultra resistentes y preparadas para soportar roces contra la roca y grandes tirones.

Su compañero de trabajo al escuchar sus gritos salió corriendo hacía su cabina sin saber que sucedía y al ver la cuerda atada a la muñeca de su amigo y como el coche se alejaba a toda velocidad se quedó petrificado.

Cuando todo parecía perdido, sucedió lo que menos se hubieran podido esperar, el otro extremo de la cuerda salió por la ventanilla del coche que se alejó a toda velocidad…

Realmente la cuerda nunca había estado atada al interior del coche. Tan sólo fue una broma macabra y de mal gusto con la que los matones pretendían darle el susto de su vida al pobre hombre del peaje.

Mientras su corazón bajaba el ritmo de pulsaciones, que a punto estuvieron de causarle un ataque cardíaco, se dio cuenta de que del miedo se había hecho pis encima, pero la verdad es que eso le importaba poco cuando había visto tan cerca la muerte. Esa noche no volvería a pasar sueño en su turno.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 737
Puntos : 1593
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: LEYENDAS URBANAS IV

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.