LEYENDAS URBANAS II

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LEYENDAS URBANAS II

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:06 pm



LATAS


Latas un lugar muy agradable, aunque por las noches algo siniestro. Un grupo de amigos decidieron dar una fiesta, allí hay una casita bastante vieja, un lugar muy cómodo, se lo dijeron a sus padres y dijeron que no. Pero por qué?, protestaron los chicos. Los padres de los chavales les castigaron sin ir allí pero ellos no dejaban de comprender nada. Hasta que un día se escaparon de casa y decidieron ir.

Cuando estaban allí se lo pasaron muy bien, bebieron hasta reventar, pero uno de los chicos, empezó a gritar de que había visto a una cría con una bolsa en la mano con el rostro muy pálido. Los amigos se la llevaron a casa y se reían de ella, eran efectos del alcohol le decían. El chico muy asustado al cabo de dos semanas volvió a ir a Latas pero esta vez el solo, y volvió a ver a la niña y ella le dijo has vuelto! gracias.

Dos días después el chico no aparecía por ningún lado todo el mundo preocupado buscándolo pero a su mejor amiga le dio la impresión que debía estar en Latas. La chica fue allí y cuando le vio este le dijo que haces aquí? y detrás de el apareció la niña y el chico la dijo has venido a ayudarme? ya es muy tarde... pero la chica se fue y no contó a nadie nunca nada, pero la tuvieron que encerrar porque se trastorno. Y ahora dicen que quien va allí ha dar una fiesta se encuentra con le chico y la niña y no se les vuelve a ver...
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

LA LLORONA

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:07 pm

La llorona era una mujer de 1975, cuando argentina estaba en guerra.
Ella cuidaba su hijo como cualquier madre, pero un día le robaron su beba de 18 meses.

Ella descontroladamente se ahorco en una cabaña en 1978, su cuerpo fue hallado después de 12 meses, ya que se creía desaparecida está mujer llamada maría del carmen monterriego, o como el mito dice "la llorona".
La muerte de maría causo dolor, mucho dolor, tanto que ya fue olvidada, pero no en los mitos clásicos.

La historia paranormal comienza en 1990, cuando un hombre de villa maría llamado Raúl, vio una mujer de unos 33 años que caminaba con un tapado negro por las calles llorando desconsoladamente a las 3:30 de la noche.
El hombre, Raúl, fue a hablarle y le dijo que, que hacia caminando con un tapado negro a esas horas de la madrugada, ella no le respondió y siguió caminando... Raúl le volvió a preguntar y ella empezó a gritar estas palabras.

"Mi hija!, mi hija!, donde estará mi hija, te quiero, te amo, vuelve, mi hija, mi hija!”

La mujer desapareció y en ese momento Raúl supo que era un fantasma.
Se dice que la llorona, va noche tras noches, por los barrios para buscar a su hija, solo se la escucha llorar y en muchas ocasiones roba los bebés y en otras los mata.
Este clásico se lo nombra: la llorona, una madre soltera que sufre por su hija desaparecida.

Este mito fue ignorado hasta 1997, porque en ese año la vieron y la filmaron.
Ahora es clásico y se convierte en un mito que todavía sigue existiendo...
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

LA FÁBRICA MALDITA

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:08 pm

Cuentan que en un pequeño pueblo de Inglaterra había unas parejas de chicos y chicas que querían saber quien tenía más miedo las chicas o los chicos. Había un rumor que en una fábrica de chocolate abandonada una mujer fue asesinada por su marido, fue una muerte dolorosa y lenta, la sangre se mezcló con el chocolate formando unos bombones maditos que quien se los come condena a su familia a la muerte. Las parejas decidieron ir a la fábrica de chocolate para ver quien tenía más miedo. Cuando estaban llegando a la fábrica la rueda del coche se pinchó y tuvieron que ir caminando.

Cuando llegaron decidieron separarse las chicas por un lado y los chicos por el otro. Ellas llegaron a una sala, decidieron entrar y allí encontraron los bombones malditos. Las chicas no se resistieron al a tentación y comieron uno. Ellos caminaban por la misma sala pero con una dimensión paralela la cual no permitían verse entre ellos, los chicos también vieron los bombones y también cayeron en la tentación. Las chicas salieron de la sala y fueron al pasadizo y de repente sonó un teléfono..., los chicos también estaban en el pasadizo pero en una dimensión paralela y lo escucharon. Lo descolgaron y una voz decía...¡¡¡¡ Ayuda, mi marido me quiere matar!!!! Los chicos sorprendidos dijeron ¿que? y ellas la escucharon y fueron a buscar de donde provenía. Llegaron a la zona en que murió la mujer, y la encontraron tirada en el suelo pidiendo ayuda, no le hicieron caso y se fueron. Todos regresaron a casa.

En sus casas todas las familias estaban muertas, salieron a la calle a buscar a sus amigos y el encontrarse todos murieron por comerse los bombones y no ayudar a la mujer.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

EL SOMBRERO BLANCO

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:08 pm

Lo que les cuento es una vieja leyenda de Islandia, donde me contaron esta terrible historia que allá es muy respetada y conocida.

Un cierto muchacho y una chica, cuyos nombres este relato no ha
conservado, vivían una vez cerca de una iglesia. El muchacho, que era
bastante travieso y pícaro, tenía por hábito tratar de asustar a la chica
de un sinfín de maneras, hasta que ella estuvo tan acostumbrada a sus
trucos, que ya no era capaz de asustarse por ninguna de las cosas que él
hacía.

Un día húmedo, la chica fue enviada por su madre a buscar la ropa mojada
que había sido puesta a secar en el patio de la iglesia. Cuando ella había
llenado de ropa su canasta, estaba por volver cuando vio sentado en una
tumba cercana, una figura vestida de los pies a la cabeza de blanco, pero
ella no se alarmó, creyendo que era otra jugarreta del muchacho. Así que
ella corrió hacia la figura y golpeándole la cabeza le, tumbó el sombrero que llevaba, y le dijo:

Tú no me asustarás esta vez.
Entonces, cuando ella hubo terminado de recolectar la ropa seca, regresó
al hogar pero, para su sorpresa, el muchacho fue la primera persona que
la recibió cuando ella entró en la casa, siendo imposible que él hubiera
llegado sin que ella lo hubiera visto.
Entre la ropa seca, sin embargo, cuando fue ordenada, ellos encontraron un
sombrero blanco, que no pertenecía a nadie de los ocupantes de la casa, y
que estaba lleno de tierra.

La siguiente mañana el fantasma viejo vestido de blanco
fue visto sentado sin el sombrero en su cabeza, sobre la misma tumba que
el día anterior y como nadie tuvo el coraje de ir a ponerle el sombrero, o
sabía al menos como conjurarlo, la familia solicitó ayuda al vecindario.
Un cura declaró que la única manera de evitar una calamidad general, era
que la niña volviera a poner en la cabeza del espectro el sombrero que ella
había tomado, en presencia de mucha gente, quienes guardarían perfecto
silencio, así que una multitud se congregó en la iglesia, y la chica al
frente, un poco atemorizada, se atrevió a colocar el gorro en la cabeza
del viejo, diciéndole:

¿ya estás satisfecho?

Pero el viejo, levantando sus manos, le dio un terrible golpe, y dijo:
si, pero ahora tú, ¿estás satisfecha?
la chica se cayó al piso, muerta, y en el mismo instante el fantasma se hundió en
su sepulcro, el mismo en el que había estado sentado, para nunca más ser
visto.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

EL PAYASO

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:09 pm

Un hombre (padre de familia) decidió construir una casa para poder vivir en ella durante todo el año junto con su familia, su mujer y sus ocho hijos, así hizo una enorme mansión preciosa que era la envidia de todo el pueblo.

La familia se traslado a vivir allí en el momento en que el pintor dio la última pincelada, decoraron la casa a su gusto y colocaron un cuadro que habían comprado de regalo de cumpleaños a una de sus hijas en el salón, el cuadro mostraba un payaso visto de cintura para arriba que tenia los dedos de las manos estiradas, les gustaba mucho y además había sido muy barato


Cuando llevaban unos pocos días viviendo allí Cloe(que así se llamaba la esposa) fue a despertar a una de sus hijas que dormía sola en una habitación cuando vio que estaba muerta, Cloe dio un chillido e histérica fue a llamar a su marido y le exigió que se debían marchar de allí en el acto, que no le gustaba la casa y que estaban ocurriendo cosas muy extrañas, ya que el payaso del cuadro había bajado un dedo con lo cual ahora solo mostraba nueve (de esto ella no se dio cuenta). El hombre la tranquilizó y consiguió que se quedara tranquila en la casa.

Dos días después misteriosamente uno de los hijos adolescentes se estrello con la moto y falleció, la mujer volvió a exigir marcharse de la casa pero se quedaron.

Y así fueron pasando los días y cada poco moría un hijo, cloe se empezaba a volver loca, de ocho hijos que habían tenido solo les quedaban cinco, sin embargo su marido pensaba que era mala suerte, cloe decidió que al día siguiente se marcharía de la casa con sus hijos y dejaría allí a su marido.

A la mañana siguiente cloe estaba muerta. El hombre se dio cuenta de que eso ya era demasiada coincidencia y se fijo entonces de casualidad en el cuadro y vio que ahora solo mostraba para arriba seis dedos y decidió investigar acerca de él.

Al siguiente día los gemelos aparecieron a las orillas del río al parecer ahogados, el payaso mostraba ahora cuatro dedos, ese mismo día murió también otra de las hijas por una sobredosis de droga, según las autopsias determinaron, pero el hombre sabía que eso era obra del payaso y vio que había bajado otro dedo.

Juró por su vida que protegería a los dos niños que le quedaban, uno de 2 años y otro de 6, pero por mucho que jurara y perjurara no conseguiría nunca que esas desgracias parasen pues cinco días después murió al menor de los niños y el payaso ya solo mostraba dos dedos.


Una semana después murieron los dos padre e hijo en un incendio que destrozó la casa, dicen que el cuadro se salvó y lo cierto es que todas las familias que han poseído un cuadro con dichas características han fallecido todos sus miembros.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

SECTA DIABÓLICA

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:09 pm

Todo empezó el día que empezaron las clases: el 1 de marzo del año 2006 (supuestamente el año del anticristo).

Era mi primer día en ese colegio, porque el año anterior estuve otro, pero las cosas no funcionaron allí.

Entre a la sala de clases e inmediatamente busqué gente con quien relacionarme, ya que en ese entonces era una persona muy sociable.

Estuve hablando con algunas de ellas hasta que lo vi... sus ojos eran raros i me causaban un sentimiento extraño, tenía perforaciones en varias partes de su cara y se le traslucía una camiseta roja con negro debajo de su camisa escolar. Se acercó para hablarme. No tenía una personalidad muy normal pero igual conversé con él un largo rato, aunque no le ponía demasiada atención a lo que decía. Se llamaba Hernán y al parecer era nuevo en el curso, se había cambiado por razones muy semejantes a las mías.

Pasaron las semanas y Hernán me iba sorprendiendo más y más. En una oportunidad hizo llorar a una profesora por haberlo castigado por no querer sacar los aros que él usaba. Trataba mal a otros compañeros, era callado, pero cuando hablaba era para maldecir o decir cosas que nos dejaban con escalofríos.

Carmen, una compañera de clase la cual se había hecho amiga mía, se enfadó con Hernán por llamarle rechazado socialmente e idiota. Una semana después de que eso sucediera, un profesor entró a la sala en donde estábamos y nos dijo que Carmen había fallecido en un accidente de coche. Todos estaban impactados y no sabían si romper llorar o quedarse paralizados. El silencio que hubo en la sala pareció ser eterno. Miré a Hernán y tenía una diabólica sonrisa que congeló todo mi cuerpo.

Pensé durante días lo de la pelea de Hernán y Carmen, en la muerte de esta última y en la macabra sonrisa que tuvo Hernán al enterarse del accidente, hasta que decidí investigar lo que realmente pasó acercándome al diabólico Hernán.
Poco a poco pasé a ser su mejor amigo y fui conociendo su oscuro pasado. Me contó que sus padres murieron cuando el era pequeño y que vivía con sus tíos desde entonces.

Tras varios meses, un día me dijo que quería mostrarme algo que cambiaría mi existencia de ahí que decidiéramos reunirnos al anochecer en su casa. Yo algo tembloroso acepté, ya que pensé que me estaba acercando a mi objetivo: ver si Hernán tuvo algo que ver en el accidente de Carmen.
Sobre las 8 de la noche fui a su casa. Él salió con un bolso y empezamos a caminar. Cuando llegamos a un edificio abandonado y en mal estado me lo explicó todo. Me contó que pertenecía a una secta la cual reunía a la gente para hablar con Satán y pedirle cosas a cambio de devoción y sangre…

Le pregunte si el fue responsable de la muerte de Carmen y él lo confesó todo. Me quedé exhausto, pero antes que pudiera decir algo, sacó de su bolso y me puso una capucha negra con una máscara roja que cubría toda mi cara y entré con él al edificio. Allí nos había más gente con la misma capucha y máscara que Hernán y yo. Sin más preámbulos empezó un ritual donde tuve que dar de mi sangre y desde ese momento conozco al demonio en persona, pues formo parte de esta secta diabólica.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

MARY ANN

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:10 pm

Todo empezó en Tetbury, una pequeña localidad de la campiña inglesa, situada a unos cuarenta minutos de Oxford. Hacía muchos años, en aquella localidad había vivido una chica guapísima llamada Mary Ann Sawford. Su dorada melena rubia, su cuerpo escultural y un rostro de facciones perfectas la convertían siempre en el centro de atención, y con una sola mirada de sus preciosos ojos azules todos los chicos del pueblo caían rendidos a sus pies.

Pese a su belleza, Mary Ann no era un ángel. Su soberbia y su arrogancia no tenían límites, y pensaba que por ser tan hermosa era superior al resto del mundo. Esto hizo que con el tiempo la envidia que sentían las chicas del pueblo por ella se convirtiera en un odio profundo.

A Mary Ann le gustaba meterse especialmente con una chica jorobada de nombre Elizabeth, que tuvo que aguantar sus insultos constantes durante muchos años. Un día, Mary Ann se superó a si misma y humilló a Elizabeth delante de Roberta, el chico a quien Elizabeth amaba.

Tres días más tarde, Elizabeth fue colérica a buscar a Mary Ann, y cuando la encontró le arrojó aceite hirviendo a la cara en venganza. Mary Ann logró sobrevivir al ataque, pero pagó un precio muy alto. Su cara angelical había quedado brutalmente desfigurada, tenía quemaduras en el pecho y el cuello, y había perdido parte de su reluciente melena.

Cuentan que la primera vez que Mary Ann vio su nuevo aspecto se pasó toda la noche gritando, y que sus alaridos desgarradores resonaron por todo Tetbury. Tras lo sucedido, Mary Ann no volvió a ser la misma.

Pasaba los días enteros encerrada en su casa, sin permitir visitas. Tapó todos sus espejos con viejas sábanas para evitar verse reflejada en ellos, y se pasaba largas horas peinándose el poco pelo que le quedaba, mientras, se repetía una y otra vez que ella era la chica más guapa del pueblo. Con el tiempo Mary Ann fue enloqueciendo y un día, incapaz de soportarlo más destapó uno de sus espejos y al verse reflejada en él lo rompió en pedazos y uso uno de los cachos de cristal para cortarse las venas.

Días más tarde encontraron su cuerpo desangrado encima de los restos del espejo, y la enterraron en el cementerio del pueblo, nadie acudió al funeral.

Transcurridos unos años desde su muerte empezaron a correr extraños rumores por Tetbury. Se decía que el espíritu de Mary Ann no había abandonado este mundo, y que aún se podía contactar con ella si se la invocaba.

Cuentan que para hacerlo, debes estar solo en tu casa y esperar a que se haga de noche. Entonces tienes que escribir el nombre de Mary Ann en un espejo, y acostarte. A la mañana siguiente ese espejo estará roto, y tu reflejo habrá desaparecido para siempre y en su lugar, aparecerá el rostro desfigurado de Mary Ann, observando cada movimiento que haces mientras se peina con delicadeza su raída melena.

Al principio pensarás que son alucinaciones pasajeras, pero poco a poco empezarás a verla en todas partes, en el cristal de la ducha, en el reflejo de las ventanas, en el monitor del ordenador, hasta en sueños... la espantosa cara de Mary Ann te acosará como una sombra inseparable, y si se lo cuentas a alguien pensarás que te has vuelto loco.

La medicación no podrá ayudarte, y tu vida irá empeorando hasta que llegué un día y harto de ver su horrenda cara, rompas uno de los espejos en los que se refleja.

Ese día, morirás....
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

LLAMADAS

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:10 pm

Esta leyenda que voy a relatar me la contaron cuando iba al colegio y todavía hoy no he podido olvidarla. Espero que les agrade:

La joven subrayaba el anuncio del periódico mientras se lo mostraba a su novio. Sin pensarlo dos veces concertaron una visita con la inmobiliaria. Por fin, después de varios días de intentos fracasados habían encontrado un buen apartamento y a un precio lo bastante asequible para una pareja de recién graduados.

Una noche, después de tres días de agradable convivencia, la joven se despierta alertada por un sonido que todavía no le era familiar, extrañada se dirige al teléfono y levanta el auricular:

- Dígame – dijo desconfiada la chica. – ¡¡¡Ayúdame por favor!!!.
Asustada, cortó la comunicación inmediatamente.
- No será nada, se habrán equivocado – dijo para tranquilizarse.
En ese mismo instante se quedó totalmente paralizada, alguien, una presencia, podía sentirse justo detrás de ella, incluso podía escuchar su respiración, al intentar girar la cabeza:

- ¿Quién era? ¿Por qué llaman a estas horas? – Que susto me has dado, podrías haber avisado; no ha sido nada, alguien que se ha equivocado, vamos a dormir -.
En los siguientes días las llamadas se repitieron y pronto se dieron cuenta que todos los viernes sobre la misma hora el teléfono sonaba y aquella voz sollozante susurraba:
- ¡¡¡Ayúdame por favor!!!.

La pareja asustada acudió a la comisaría más cercana para poner una denuncia y saber desde donde se estaban realizando aquellas misteriosas llamadas. Pronto averiguaron que aquel número de teléfono pertenecía a la vecina del apartamento de enfrente. Justo desde allí al lado se estaban realizando aquellas llamadas.

La joven se acercó al piso de su vecina y le contó lo que estaba sucediendo, pero la muchacha asombrada se defendió diciendo que nunca había realizado tales llamadas, además era imposible, ella trabajaba de noche los viernes.

Todo quedó ahí, y aunque aquella chica hubiese dicho que no era ella la pareja sabía perfectamente que esas llamadas se estaban realizando desde su apartamento. Desconfiados esperaron al viernes de esa misma semana para espiar sus movimientos, cuando entraba, cuando salía, y tal como les dijo, al llegar la noche la chica abandonó su vivienda y no volvió a entrar. Al cabo de unas horas el teléfono sonó, puntual como siempre, a la misma hora de cada viernes y con la misma voz pidiendo ayuda.

Después de la llamada, aquella noche, la pareja no durmió, estuvieron esperando durante horas hasta que la vecina llegó y antes de que entrara a su casa salieron y le expusieron lo que había ocurrido, entraron al apartamento y el chico vio una extraña mancha en la pared, aquella mancha no era normal, no parecía una mancha de humedad provocada por alguna fuga o filtración de agua, más bien, era como una enorme mancha de aceite, algo grasiento, fresco y de donde parecía emanar un olor especial, algo que no había sentido nunca antes. Pronto llevado por la intuición y la curiosidad él dijo:
- Tienes que tirar esa pared, esa mancha de humedad no es normal – Dijo el joven.
- No hay forma de deshacerme de esa mancha, por más que friego siempre aparece de nuevo - Dijo la vecina que había observado la mirada del joven.
- ¡Confía en mi, tienes que hacer un agujero en la pared.
- ¡Estás loco o que!-
- Nosotros te ayudaremos a reconstruirla una vez averigüemos la causa por la que no puedes deshacerte nunca de ella.

La vecina aceptó y sin pensarlo picaron la pared y ahí encontraron el cuerpo podrido de una chica envuelto en una bolsa de tela y mal cubierto en cal. Luego se supo que por la atmósfera que se había creado en aquel agujero el cuerpo había ido descomponiéndose muy lentamente teniendo todavía jugos que iban filtrando por la pared poco a poco.

Siempre que muere alguien debe ser sepultado adecuadamente, o estarán acá hasta que alguien pueda ayudarlos.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

LA DESCABEZADA

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:10 pm

Cuenta la leyenda que en una nombrada curva de una carretera de sudafrica, cerca de la ciudad del cabo se aparece un fantasma. Según se dice, para que esto suceda tiene que ser una noche de martes y trece y estar lloviendo. Lo curioso de la historia es que no es la típica chica de la curva, en esta ocasión se cuenta que la chica, de raza blanca esta completamente desnuda y que sostiene en las manos su propia cabeza a la altura del vientre.

Varios camioneros aseguran haberla visto y muy pocos se han atrevido a detener sus vehículos. Por lo visto la mujer te pregunta si le puedes sujetar la cabeza mientras ella llama a la policía, pero nadie se ha osado a hacer semejante locura, excepto un camionero algo fanfarrón. Se dice que el hombre decía a sus compañeros camioneros que cuando la viera no sólo iba a parar si no que le iba a sujetar la cabeza para ver que pasaba.

Llegó el día en el que coincidió martes y trece y de hecho estaba lloviendo a cántaros. El camionero sin pensárselo dos veces cogió el camión y se dirigió hacia la mencionada curva. Cierto, el hombre vio el fantasma y detuvo el vehículo, se acercó a ella y esta le pregunto si podía sujetarle la cabeza para poder llamar a la policía. El camionero reconoció que estaba muerto de miedo pero con su valentía de fanfarrón le sujetó la cabeza. La mujer se adentró en un cercano bosquecillo hasta que el hombre la perdió de vista. Como pasados unos minutos la chica no volvía, el camionero pensó en irse y llevarse consigo la cabeza, así demostraría a sus compañeros que había sido capaz de hacer lo que nadie se había atrevido a hacer y de paso se llevaba un "trofeo", ya que ganaría mucho dinero y se haría famoso. Al fin y al cabo, pensó, la cabeza no daba ningún asco ya que la chica era muy bella y el corte del cuello era limpio y sin sangre, únicamente que estaba pálida y muy fría, pero no era ningún inconveniente para él.

Cubrió la cabeza con su impermeable y la depositó en el asiento copiloto. De repente, vio en el siguiente cruce las luces de un inconfundible coche de policía. Le ordenaron bajar del vehículo y le dijeron que tenían órdenes de detenerlo como principal responsable de un atropello con fuga a una anciana. El hombre negó haber atropellado a nadie, pero le dijeron que una mujer había llamado asegurando que había presenciado el atropello relatando los hechos y que incluso les había facilitado la matricula del vehículo. Fue entonces cuando otros policías, que se dispusieron a registrar el camión comentaron que había mucha sangre en los peldaños metálicos que dan acceso a la cabina y también en el salpicadero derecho. Encontraron el impermeable lleno de sangre, con lo cual el camionero se quedó perplejo, no entendía nada, estaba dentro la cabeza de una anciana. Al hombre lo metieron en la cárcel y nada pudo explicarse. ¿Que explicación tenía lo que acababa de ocurrir?...
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

LA MUÑECA

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:11 pm

Una niña de 6 años padecía una extraña y desconocida enfermedad. Cada hora del día, le aparecían en la piel unos sarpullidos verdosos y empezaba a escupir espuma blanca por la boca. Ante la grave situación la niña fue ingresada inmediatamente en el hospital de su ciudad donde, después de varias pruebas, los médicos consiguieron encontrar un antídoto que paliaba los síntomas.

La niña estaría todavía unos días ingresada en observación para ver su evolución y sacar más conclusiones sobre la enfermedad, por lo tanto su madre se quedaba con ella cada noche para estar con su hija, que siempre que le era suministrado el antídoto pedía estar con su muñeca; su preferida…

Una noche, después de ser visitada por su médico, se quedó sola en su habitación, mientras su madre hablaba con él en el pasillo, cuando su madre escuchó el murmullo de su hija, su madre, abrió la puerta y vio que la niña estaba sentada en el borde de su cama, hablando con su muñeca. La madre de la niña, muy disgustada la mandó irse a dormir, la quitó la muñeca y la cerró la puerta. esa misma noche, a su madre le tocaba velar por ella, fue a ver como estaba su hija, y encontró la muñeca de nuevo en su cama, arropada, abrazada a la niña; no se lo explicaba, volvió a coger la muñeca y se fue a dormir. A la mañana siguiente, su madre despertó oyendo el murmullo de su hija, y sintiendo curiosidad de lo que decía, se hizo la dormida y empezó a escuchar:

Entonces...tengo que hacer eso, ¿para qué me cures la enfermedad?
la madre no sabía que pensar, abrió los ojos y miró a su hija rápidamente, y vio de nuevo la muñeca sentada al lado suyo, no la pudo decir nada, porque en ese instante entró el médico a decir que la niña estaba curada y que la iban a dar de alta. Al cabo de unos meses, todo iba normal, hasta las costumbres de la niña. Una de las costumbres que tenía, era irse al puerto de su ciudad, y sentarse en el muelle a contemplar los peces que había en el mar. Se hizo de noche, y se levantó una fuerte tormenta. La niña seguía allí, y empezó a preocupar a su madre, esta llamó a la policía, pero al poco tiempo su madre se acordó de donde se encontraba su hija, en el muelle, fue allí corriendo y la gritó:

-¡dónde estabas me tenías muy preocupada, porque me haces esto, mira que tormenta, volvamos a casa ¡
pero la niña ni se inmutaba. Su madre se acercó a su hija, la puso la mano en el hombro y la dijo:
- estas helada, por favor vas a volver a casa enseguida.
Pero la niña seguía sin moverse, pero susurró:
- yo volveré a casa...pero....tu, mamá... no.
su madre la preguntó asustada:
- ¿por qué?.
La niña volvió a susurrar:
porque vas a morir...
la niña seguido de esto, cogió a su madre del brazo y la empujó al furioso mar...y se ahogó, la niña corrió hacia un bosque cercano, y allí desapareció. Al cabo de unos años unos pescadores que había allí en el puerto, pescaron con sus redes el cadáver de la madre, y uno de ellos se fijó en que el cuerpo estaba agarrando una muñeca...
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

DOCTRINA

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:11 pm

La capacidad de razonar de distintas formas, por el simple hecho de que nuestra gran virtud es la lógica, genera diferentes roces acerca de lo que es verídico o no. Más que nada por el ámbito espiritista, religioso, etc.

Esta historia procede de tiempos actuales, en la ciudad de Orense, España. Una joven de 21 años, llamada Luciana, estudiante de Psicología, tuvo la suerte (para algunos) de independizarse. Se llevó todo lo que poseía de la casa de sus padres que vivían en Sevilla, y partió sola.

Era una mujer fría y calculadora, las cosas por las que debió afrontar la hicieron ser así, no mantenía una postura emocional, sino más bien, burda. Su rostro pálido con ojos marrones y pelo negro le daban el toque preciso para ser un gran ejemplo de gente sin sentimientos. La imagen que aparentaba ocultaba lo que realmente iba a aprender a sentir.
Vivía sola en una casa de una planta pero amplía, con su trabajo había logrado mantener su hogar en perfectas condiciones y dando el carácter de una buena estabilidad económica.

Se percató de varios rumores y comentarios acerca de esa zona en la que vivía. Un lugar con un paisaje increíble y a la vez muy calmado. Pero no dio mayor importancia.
Una semana vivida ahí, una semana de grandes cambios mentales, su cabeza estaba ida. Andaba torpe, se desencontraba fácilmente, y la afligía un miedo espantoso.
Al llegar a la tarde a su casa, después de una dura jornada de estudio y trabajo. Sus manos se colocaron tensas, no podía ver un punto fijo, su cabeza la mareaba, comenzó a sentir frío, empezó a temblar, no veía nada, además todo comenzaba a ponerse oscuro.

El cuerpo de Luciana apareció la mañana siguiente al borde de las costas, había muerto ahogada, pero con unas previas marcas, una parte de su pelo había sido arrancado ferozmente de cuero cabelludo, su ropa desgarrada, en su pálida y blanca piel se podían apreciar fácilmente símbolos y línea que ocupaban todo su cuerpo y que atormentaron a Luciana en los últimos instantes de su vida.
Fue encontrada por un señor de la zona vecina, el cual alarmó inmediatamente a la policía.

No tardó en llegar pero el cuerpo ya no se encontraba en ese sitio, desapareció. No se supo nada más de aquel suceso.

Suelen decir que las olas tragaron su cuerpo, pero algo imposible y poco creíble debido a que la marea no aumenta en esa zona hasta que llega la noche, y la arena no se encontraba húmeda como suelen decir. O simplemente la familia Pagliotti, ex dueños de esa casa, se volvieron a despertar, para seguir aniquilando. Ellos fueron encontrados en actos de auto mutilación, sus mentes suicidas seguían en pie, y la fuerza de sus almas también. Su esencia nunca abandonó aquella casa de los horrores, continua ahí. Esa era su doctrina. Esa era su tesis.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

EL PREVENTORIO

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:12 pm

Unos balnearios que al final sirvieron para un hospital para tuberculosos, el caso es que la leyendas que se escuchan de ese hospital ponen la piel de gallina.

Comentan que un monje sigue vagando con un niño en brazos, y que el que quiera fotografiarlo tiene que ir a la escalera del hall principal. Otro fantasma que vaga por allí es en el altillo, cuenta una leyenda que había un espejo en el que se podía ver la figura de una mujer vestida de blanco, supongo seria una de las enfermeras, el caso es que quien subiera allí en ese lugar si escuchaba la sonrisa de la mujer, le traería buenos augurios, pero sin en cambio la oía llorar, les traria mala suerte.

El espejo fue roto y ya no se supo ni se vio nada mas de esa misteriosa mujer, por otro lado un niño de la pos guerra, hoy en día anciano a contado casos escalofriantes de como las enfermeras y los demás médicos etc., del preventorio trataban a las personas enfermas, pegándoles incluso a las personas que se morían, enterrándolas a los alrededores. El caso que cuenta uno de los supervivientes de la enfermedad que los niños que se morían de hambre por falta de alimentos en aquella época los metía en tabiques falsos, y los llenaban de yeso y ladrillo para que se quedaran encerrados allí dentro hasta que se morían. Cuentan que aun están las paredes falsas, y que no han sido liberados los cuerpos, por lo tanto aún se escuchan los terribles llantos de los niños.
Aquel lugar sigue captando la atención de curiosos, como también de investigadores.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

LA PELOTA BLANCA

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:12 pm

Mi mama hace tiempo me contó una leyenda que ocurría en San Fernando por Chile, se cuenta que en un bosque llego a vivir una familia de madre e hija en una casa blanca, cuando llegaron, una viejecita las saludo y le dijo a la niña que no fuera al bosque y que se mantuviera alejada de las pelotas.

Marian como se llamaba, no hizo caso y salio corriendo al bosque. Entretanto la madre de la niña se estaba bañando en la tina observando un ventanal, cuando de repente cayó una gota de sangre a la tina, ella miro hacia arriba y en el techo estaba dibujada una pelota blanca un poco desgastada.

Ella se asustó y tomo su bata para salir del baño que estaba muy mojado en el piso, ella siguió por el pasillo y miró hacia atrás, una pelota venia siguiéndola rebotando, el baño estaba tan mojado que la correr cayó por las escaleras y murió desnucada.
La niña corría por el bosque sin rumbo alguno y se lanzo al suelo, miro hacia arriba y una pelota reboto desde la rama de un árbol a otro, se asusto y siguió corriendo. Se puso a mirar sus ropas y cuando levanto la vista una niña de tez blanca la miraba fijamente, trato de correr pero estaba petrificada sus pies no le respondían, la extraña niña puso sus manos en la cara de la niña y comezo a arañarla, sus gritos se oyeron por todo el bosque hasta que cesaron.

Los dos cuerpos yacían en el bosque y en la casa respectivamente, la viejecita caminaba solitaria por el bosque mientras decía: Lo hice otra vez jajaja!!!
Bueno esta casa esta en medio del bosque y yo la he visto aunque no se que paso con la gente que habitaba dentro de ella, se sabe que nunca nadie mas volvió a habitarla pero a mi me da miedo pasar por ahí. Esta en ustedes creer...
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

EL CUMPLEAÑOS

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:12 pm

Ejercía de taxista, cuando me dirigía como cada noche en mi ruta, pues recientemente se me había asignado la cual se encontraba alejada del centro de la cuidad.

Una noche de mucho frió mientras iba por la carretera alejada del centro divise una esbelta figura de una hermosa muchacha que caminaba semidesnuda por la carretera y casi no podía tenerse en pie. Me pare y me acerque asustado corriendo hacia ella y vi sus ojos envueltos en lagrimas pidiéndome que no le hiciera daño y cuando se calmo un poco me suplico angustiada que le ayudara y que le llevara a su casa. Me quite mi chaqueta y se la puse pues estaba desnuda de cintura para arriba y le pedí que me contara que es lo que le había ocurrido. Después mucho tiempo calmándola accedió por fin a contarme lo que le había ocurrido: era su cumpleaños y había salido con unos "amigos" a divertirse pero algunos de ellos ebrios la subieron en un coche y la llevaron aun lugar apartado para violarla y ella desesperada corrió hasta donde pudo con sus vestidos rotos. La abracé y al contemplar su rostro dulce y hermoso y su mirada tierna aunque con lagrimas, quise tener entre mis manos a los malvados que quisieron hacerle daño le pregunte donde vivía y accedió a decírmelo.

Al llegar quiso devolverme la chaqueta pero le suplique que se la quedara: Aunque quizás no lo sea le deseo un feliz cumpleaños le dije. Ella me sonrió y me di cuenta de que a pesar de lo que le había ocurrido su sonrisa no era fingida. Ven mañana por ella me dijo refiriéndose a la chaqueta y antes de irse le pregunte por su nombre: Me llamo Alicia, Alicia Benítez.

Al día siguiente rebosante de felicidad me dirigí hacia su casa y me abrió una señora de edad avanzada: ¿Esta su hija señora? pregunte y ella me respondió con lagrimas en los ojos: disculpe joven pero Alicia lleva un año muerta hoy es precisamente su cumpleaños. Me llene de espanto y el único impulso que sentí fue el de verificar que aquello no era verdad, corrí al cementerio y busque incansablemente y por desgracia para mi, encontré una lapida y una foto que reconocí lleno de dolor y desilusión, reconocí esos ojos tiernos y ese rostro tan hermoso verifique que en aquella lapida ponía: Alicia Benítez 1978-2001 y en donde reconocí mi chaqueta encima de aquella lápida.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

SAMANTA

Mensaje por Asombroso el Dom Dic 09, 2012 11:15 pm

Samanta es una leyenda urbana tan conocida como Verónica, lo único que hay que hacer es meterte a un baño y repetir tres veces su nombre, emergerá de la taza e intentará matarte a arañazos; esto es precisamente lo que no hay que hacer si no quieres quedar marcada de por vida.

Samanta era una niña de 8 años que murió misteriosamente y encontraron su cadáver con la cabeza sumergida en la taza del baño. Yo era una de sus compañeras y la conocía a la perfección, tenía el cabello negro y una mirada fría y distante, se corrió el rumor que se le podía invocar desde un baño en especial "El baño numero 8 de la fila 3" así lo conocíamos todas, era como un tabú decir ese nombre.
Con el pasar de los años, al decir ese nombre fijaban sus miradas en mi pues yo ya había tenido una de esas experiencias, me decidí a enfrentarme con mi miedo y entré al maldito baño, estaba sudando helado, pero tuve el valor suficiente como para nombrarla tres veces y tener nuevamente un encuentro con mi antigua amiga.
Al fin nos volvemos a encontrar dije, con toda mi valentía, que era poquita en ese instante.

No me respondió nada, pero acercó una de sus pequeñas manos a mi cara, empezó a arañarme, como lo hace un gato con un sillón. Hubo un silencio realmente profundo que me llevó a gritarle.

¿Que pasa? ¿Te comieron la lengua los ratones?
No respondió, abrió su boca lentamente para mostrarme que efectivamente eso había pasado, su cadáver en descomposición estaba siendo devorado por los ratones y salía un olor putrefacto de su boca.

Empecé a escuchar voces, me estaban buscando por que había salido sin permiso de la sala y temían que me hubiera metido en ese baño, salí corriendo del susto cuando una oscuridad infinita me rodeó, y empezó a arañarme las piernas, me castigaron solo con palabras por desobediente...podía quedar con un trauma cerebral.

Este relato es absolutamente real, si no me creen métanse al baño de su colegio y repitan tres veces Samanta, si sobreviven, escriban su experiencia. Yo les guardaré el secreto...
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 728
Puntos : 1572
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: LEYENDAS URBANAS II

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.