El lema de la FAPE "Sin periodismo no hay democracia" es una estafa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El lema de la FAPE "Sin periodismo no hay democracia" es una estafa

Mensaje por Extranauta el Mar Dic 18, 2012 1:15 pm

El periodismo, cuando es servil y contrario a la verdad, no es bueno para la democracia y suele sostener tiranías y abusos de poder. Es el periodismo libre, crítico e independiente el que es vital para la democracia, pero la FAPE parece no saberlo. Muchos de los que hoy gritan "Sin periodismo no hay democracia" han sido o son parciales y arbitrarios defensores de sus amos, gente que ha ocultado la verdad, manipulado o mentido para beneficiar a los suyos. Lo que debería reivindicar la FAPE es el periodismo decente, escaso en la España actual.

La Federación Española de Asociaciones de la Prensa (FAPE) ha caído en la demagogia frívola y el victimismo barato al aprobar y difundir el lema "Sin periodismo no hay democracia", una falsedad con la que quiere resumir el drama que vive el periodismo español, con miles de periodistas en el desempleo y con la casi totalidad de los medios perdiendo audiencia, prestigio y credibilidad.

La FAPE debería saber que ese lema es falso y esconde una auténtica estafa al ciudadano. Lo que la democracia necesita no es "Periodismo" sino "Periodismo honrado, independiente y valiente", capaz de fiscalizar a los grandes poderes, un requisito sin el cual la democracia no es posible. Es evidente que con periodistas cobardes, comprados o sometidos a los poderes, sobre todo al poder político, la democracia se debilita y lo que florece es cualquier tipo de tiranía porque ese periodismo al servicio del poder apuntala y fortalece la corrupción, la mentira y la injusticia.

Muchos de los periodistas que hoy lucen en sus solapas esa leyenda son ejemplos vivientes de lo que es sometimiento al poder y están acostumbrados a defender ante una audiencia cada día más indignada no la verdad, ni la objetividad, ni los valores de la democracia, sino el criterio y los intereses de los que mandan. Más que periodistas han sido "perros del poder", comprados o voluntarios, por muy duro que esa afirmación suene.

Si los directivos de la FAPE no creen que eso sea así, que indaguen entre los ciudadanos y tal vez descubran el profundo desprecio que los demócratas y gente honrada de España profesan a los periodistas, por sus mentiras, silencios cómplices, manipulaciones y connivencia con un poder político que ha dinamitado prácticamente todos los controles democráticos al poder y que campea por España disfrutando abusos, corrupciones y de una impunidad casi completa.

El número de periodistas en paro se ha triplicado en un año, hasta los 27.443. La crisis les ha golpeado duro, pero ellos quieren ayudas oficiales y tratamiento preferencial, olvidando que durante las últimas décadas han servido a los poderosos, mas que a la democracia, lo que implica que la sociedad no sólo no está en deuda con ellos sino que tiene mucho que reprocharles por haberse aliado con la mentira, la manipulación y las mafias que han arruinado a España.

Los periodistas, junto con los políticos, los jueces y los policías eran en 1978 los héroes del sistema y los profesionales más admirados y valorados. Hoy, después del fracaso de la mal llamada democracia española, sin separación de poderes, sin una ley igual para todos, manada por la corrupción, sin decencia y sin justicia, esos mismos profesionales figuran en las encuestas como los mas rechazados y despreciados por la ciudadanía.

Por algo será.

En mi libro "Periodistas sometidos, los perros del poder" (Almuzara 2009) hay una frase que resume con claridad el problema: "El periodismo libre es la columna vertebral de la democracia, pero el periodismo sometido es el sostén de la tiranía.". Algo tan elemental debería conocerlo la FAPE y difundirlo para que los ciudadanos conozcan su apuesta por la libertad y la decencia.

La FAPE debería rectificar y enterrar ese eslogan truculento y adoptar otro que encarne lo que el periodismo español necesita: recuperar el favor de los ciudadanos, para lo que tendrá que abandonar sus alianzas inconfesables y su cobardía ante el poder político y financiero para cerrar una alianza de hierro con el ciudadano, a los que está obligado a proporcionar información veraz, limpia e independiente, la única alianza permitida al periodismo en democracia.

La FAPE, si quiere que el periodismo resucite y recupere el vigor y respeto que ha perdido, debe liderar una profunda regeneración que proclame la grandeza de la verdad, de la independencia y de la crítica frente a los grandes poderes, verdadera misión central del periodismo en democracia. La bandera de la regeneración y no la victimista y llorona enarbolada en la actualidad es la que la FAPE tiene que alzar porque es la única que puede salvar a una profesión que está asustada porque ya se hace mejor periodismo en las peluquerías, bares e internet que en las redaciones mediáticas.
avatar
Extranauta
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 641
Puntos : 1413
Fecha de inscripción : 25/11/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.