La inmigración es una triste lacra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La inmigración es una triste lacra

Mensaje por Infornauta el Mar Mar 19, 2013 2:19 pm

Decían que los inmigrantes venían a este país (una potencia mundial en cuanto a número de ancianos) a pagarnos las pensiones. Y en cambio el gobierno pretende ahora retrasar la edad de jubilación porque la cruda realidad es que el número de cotizantes extranjeros no alcanza ni 1.500.000 de los 8.000.000 largos de inmigrantes que hay en España.

Decían que la relación entre delincuencia e inmigración era un mito. El gobierno pretende ahora que los extranjeros que delinquen cumplan las penas de prisión en sus países de origen, porque en los centros penitenciarios españoles, con oficialmente casi el 40%, y ya no cabe ni un alfiler. En España la explosión de la criminalidad ha sido contemporánea del fenómeno de la inmigración masiva. Nunca ha habido tantos inmigrantes y nunca ha habido tanta criminalidad. Las ciudades españolas y los barrios con mayores indices de delincuencia y criminalidad son también los que mayor proporción de inmigrantes tienen.

Decían que necesitábamos más inmigrantes para seguir creciendo. No estamos creciendo, nunca crecimos, sólo engordamos, ahora estamos adelgazando. Ahora el país está parado y sin cambios para mejor a la vista, y el gobierno incentiva económicamente, aunque sin resultado, el regreso a sus países de los inmigrantes, costeándoles el viaje de vuelta (incluida su parentela), el paro a los que tengan derecho a él, e incluso ayudándoles económicamente para que comiencen una nueva vida en los lugares de donde proceden. La mayoría de los inmigrantes que se han quedado sin trabajo prefieren quedarse en España, donde siempre tendrán comida, sanidad y escolaridad gratis. Mientras tanto, cada día son más los españoles que traspasan el umbral de la pobreza y la miseria. Y el gobierno sigue ignorando el problema de la inmigración y fingiendo ignorar el lastre que significa una población extranjera de este tamaño, improductiva y voraz.

Decían que la multiculturalidad era enriquecedora y que traería una nueva era de prosperidad y felicidad a todos, además de inaugurar un nuevo siglo de otro cultural en la rancia y casposa España moderna, cuando múltiples estudios sociológicos sobre el particular demuestran que en aquellas sociedades en las que conviven distintas culturas los ciudadanos son más infelices y pobres, y se da un mayor número de conflictos interétnicos por las diferencias culturales entre los distintos grupos.

Decían que los inmigrantes que llegaban a España eran jóvenes y sanos, una savia nueva que venía a regenerar a España, cuando lo cierto es que han reaparecido en éste y en otros países europeos enfermedades que habían sido erradicadas muchos años atrás: tuberculosis, sarampión rubeola, difteria, malaria, poliomelitis, sarna, lepra, patologías intestinales, gripe aviar y otras enfermedades tropicales desconocidas hasta ahora en España. Además el coste de la atención sanitaria tanto a inmigrantes comunitarios como extracomunitarios se ha disparado vertiginosamente, especialmente en urgencias. En estos momentos la Sanidad pública está al borde de la quiebra y numerosos servicios y ambulatorios han sido cerrados.

Decían que los inmigrantes venían a desempeñar los puestos de trabajo que los oriundos rechazaban, cuando hay empresas en las que el hecho de no ser español es un requisito y en otros casos te pone en desventaja pues ser inmigrante puntúa favorablemente a la hora de ser contratado (empresas privadas y trabajos públicos), o tienen convenios con distintas administraciones públicas para contratar mano de obra foránea en detrimento de la local. Y tampoco faltan empresarios agrícolas que rechazan la mano de obra española afectada por el desempleo mientras la contratan en origen en países del Tercer Mundo a menor precio que la local.

Decían que los inmigrantes que llegaban a España poseían una cualificación superior a los trabajos que después desarrollaban aquí (tal vez las 400.000 prostitutas extranjeras que hay en España) y sin embargo se invierten todos los años miles de millones de euros en cursos de alfabetización y formación profesional para extranjeros. Se importan médicos foráneos sin la debida cualificación y que incluso desconocen los idiomas oficiales de España, mientras se produce una sangría de ingenieros que marchan a Alemania en busca de mejores perspectivas laborales o de galenos españoles hacia países como Gran Bretaña, porque una pésima planificación ha propiciado que sobren profesionales de la medicina en la mayoría de las especialidades y falten en unas pocas y porque los sueldos ofrecidos en esos países son mejores. Fuente
avatar
Infornauta
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 637
Puntos : 1183
Fecha de inscripción : 01/12/2012
Localización : Infórmate

Volver arriba Ir abajo

Re: La inmigración es una triste lacra

Mensaje por Briseida el Jue Ago 28, 2014 4:09 pm

La migración irregular en España subió casi un 130% en los primeros tres meses de 2014 en comparación con el mismo periodo del año anterior, porcentaje que sitúa a España como el segundo país de la UE donde se registró el mayor aumento, sólo por detrás de Italia, que experimentó una subida superior al 600%, según el último informe de la agencia de control de fronteras externas europea (Frontex).

En cualquier caso, el número de inmigrantes que entró de forma irregular en el primer trimestre de 2014 en el conjunto de países de la UE cayó hasta los 22.498 entre enero y marzo, frente a los más de 40.000 que entraron entre julio y septiembre de 2013, aunque esta cifra supone más del doble de los alrededor de 10.000 del primer trimestre del año pasado.

España, Italia y Grecia han registrado "más de la mitad" de las entradas ilegales en toda la UE, según el informe, que detalla que la frontera terrestre a través de las ciudades españolas de Ceuta y Melilla fue la que más intentos de entrada ilegal experimentó, además del aeropuerto de Madrid, y confirma una tendencia a largo plazo "creciente" de presión migratoria.

En concreto, más de 2.500 de las entradas ilegales -en su mayoría, inmigrantes subsaharianos- se registraron en la región del Mediterráneo occidental en los primeros meses del año, que comprende la costa sur española y las fronteras terrestres de Ceuta y Melilla, una cifra "similar" a la registrada entre julio y septiembre en 2013 y la segunda mayor en total registrada a través de esta ruta, cuyo récord de entradas fue entre julio y septiembre de 2011, coincidiendo con la Primavera árabe.

El informe recoge el incidente en el que murieron 15 inmigrantes "en aguas marroquíes intentando nadar a Ceuta" el pasado 6 de febrero, que coincidió con "un aumento de los intentos de cruzar la valla por parte de grandes grupos de inmigrantes". Las autoridades españolas informaron de siete intentos de asalto a la valla en Melilla en los primeros tres meses de 2014, en uno de los cuales unos 500 inmigrantes de un grupo de más de 1.100 lograron cruzar a territorio español, el 17 de marzo.

Esta cifra es casi 10 veces más que hace un año y supone el mayor nivel registrado desde los primeros meses de 2011, cuando esta ruta experimentó un aumento excepcional de personas, especialmente de Túnez, debido a la Primavera árabe.

La inmigración ilegal crece en España un 130%
avatar
Briseida
CybernautaÓptimo
CybernautaÓptimo

Mensajes : 82
Puntos : 116
Fecha de inscripción : 14/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.