CREEPYPASTA II

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CREEPYPASTA II

Mensaje por Fox.W.M. el Mar Oct 21, 2014 6:34 am

IMÁGENES DE HORROR

El miedo es uno de los pocos instintos primarios que el ser humano todavía no ha logrado controlar del todo. Podemos sentirnos muy seguros, con toda nuestra tecnología y nuestros avances, pero cuando hay algo que nos asusta, eso nos vale de muy poco. Porque el miedo es ese escalofría que te recorrer por dentro, algo inexplicable que solo se puede sentir para entenderlo. Si alguna vez has sentido verdadero terror sabrás de lo que hablamos. Y si sueles visitar esta página, seguro que lo has comprobado por ti mismo. Porque las creepypastas no son más que historias que tratan de crear ese miedo en los que las leen.

El hombre teme a lo desconocido, pero dentro de ese temor también hay cierto gusto por el miedo, por pasar miedo de una forma “controlada”. De ahí que el género de terror sea tan popular en películas, televisión… A todos nos gusta, de vez en cuando, pasar algo de terror, aunque sea simplemente por el morbo. Y también porque crear pesadillas auténticas que hagan que el horror inunde a muchas personas es un gran mérito. Como el que tienen estas tres imágenes de horror, que seguro que te ponen los pelos de punta:

Elisanth, Miedo chica en el baño

Chica terrorífica en la bañera:  Uno de los lugares en los que más seguros nos sentimos es el baño. Tan limpio, siempre tan lleno de luz… ¿Qué pasaría si de repente algo extraño apareciese bajo el agua de tu bañera? Eso es lo que intenta transmitir esta escalofriante imagen, desde la propia perspectiva del que se está bañando, que ve como de repente una terrorífica mujer sale de las aguas para tratar de atraparle. Esta imagen de horror tiene todo lo que cualquier amante del género desea, incluso esa desesperación en los ojos de la chica…


Cuervo en el cementerio: Por su color negro, el cuervo siempre ha sido considerado un animal de “mal agüero”, una mala compañía, servidor de las huestes del mal y muy peligroso. Unido al cementerio, un lugar en el que supuestamente descansan los muertos, pero que realmente no inspira mucho terror por ser el sitio donde todos, antes o después terminaremos, nos da como resultado una imagen de horror realmente tétrica. Hay quien tiene gusto por estos lugares, pero visitar un cementerio de noche no es la mejor idea del mundo, desde luego.


Rostro terrorífico: A veces algo simple es lo que más miedo nos puede dar. Un rostro que nos infunda terror, por su forma, por la manera en la sonríe, por su mirada que nos alerta de que debemos tenerle miedo… Es lo que ocurre con esta imagen, tan bien realizada, en la que este rostro tétrico nos mira fijamente, amenazándonos y haciéndonos temblar de puro terror. Una de tantas imágenes de horror, pero muy especial, porque es más fácil que se nos quede grabada en la memoria y luego la podamos reproducir, por ejemplo, en nuestras más terribles pesadillas.

Imágenes de horror
avatar
Fox.W.M.
CybernautaMaster
CybernautaMaster

Mensajes : 266
Puntos : 518
Fecha de inscripción : 05/10/2013

Volver arriba Ir abajo

Diecinueve y treinta

Mensaje por Fox.W.M. el Mar Oct 21, 2014 6:42 am

Eran las diecinueve y treinta horas y el mucamo corrió presuroso para atender el teléfono.

Es que ya hacia tres días, que no tenía noticias de su patrón el señor Arregui.

Levantó el auricular y se produjo el siguiente dialogo:

< Hola Rogelio, habla Juan José.

< Ah… por fin señor. Ya estaba preocupado. ¿Está usted bien?

< Si Rogelio no te preocupes, es que tuve que emprender un viaje inesperado y me ausentaré no sé bien por cuanto tiempo.

Todos los días me voy a comunicar con vos para pedirte que hagas algunas cosas que me quedaron pendientes.

Detrás del cuadro que está en mi oficina, escrita en el marco, vas a encontrar la clave de la caja fuerte, allí tendrás suficiente dinero para unos meses.

Podrás disponer de él para las cosas de la casa, y por supuesto para tu sueldo.

En el Banco Nación que está en la esquina de casa, tengo una caja de seguridad. Las llaves, el número de caja y una credencial que te autoriza abrirla, también las vas a encontrar en la caja fuerte.

Menos mal que hace ya bastante tiempo, se me ocurrió hacerte este poder, por si se presentaba alguna vez una situación como esta.

En la caja de seguridad, hay acciones de distintas empresas importantes, bastante dinero y algo de oro, vas a manejar todo esto según mis instrucciones.

Siempre confié en vos.

Bueno por hoy es bastante y no quiero atolondrarte con mas recomendaciones.

Por ultimo te encargo que les avises a mis amigos, los muchachos del club; que no voy a poder ir más por un tiempo todos los martes y jueves, a jugar tenis como de costumbre.

< Bueno señor, muchas gracias por su confianza y espero no defraudarlo.

< Mañana te llamo nuevamente. Chau Rogelio cuidate y gracias.

Todos los días, a las diecinueve y treinta en punto, Arregui se comunicaba con Rogelio, para que este le pasara el parte de las novedades del día, y darle las directivas pertinentes a estas.

Nunca mencionaba en donde se encontraba, solo decía que aún no había llegado a destino y que quizás en unos pocos días más… Es que el camino es muy malo e intrincado…

– Decía Arregui. – ­

Así pasaron seis meses, hasta que Arregui por fin dijo haber llegado. Pero no dijo donde.

Habiendo ya concluido todos los asuntos pendientes que había dejado en Buenos Aires, con la colaboración de Rogelio, dejó de hacer su llamada diaria de las diecinueve treinta.

El mucamo a estas alturas ya era virtualmente el dueño de casa y hacía y deshacía a su gusto y parecer.

Luego de varias semanas, a las diecinueve treinta en punto suena el teléfono.

Rogelio atendió:

< Hola Rogelio. ¿Cómo estas? >

< Bien señor. Hacía mucho que no llamaba. ¿Que pasó?>

< Nada. Sólo estuve tratando de conseguir donde instalarme, y me llevó un tiempo.

Allá en Buenos Aires, ya queda poco y nada por hacer, y yo te necesitaría acá con migo que me serías de más ayuda.

¿ Te parece bien si te mando a buscar en un par de semanas? >

< Si señor, como usted diga. Pero… ¿En donde queda el lugar en el que usted está? >

< Mirá Rogelio, no se como explicarte. Pero es lejos, prepárate para un viaje largo.

< Chau Rogelio. Nos vemos pronto. >
< Chau señor. >

El mucamo fue preparando a lo largo de dos semanas su equipaje.

Al finalizar la segunda semana, casualmente enciende el televisor faltando pocos minutos para las diecinueve y treinta.

En el informativo, dan la noticia de un campesino que caminando por la orilla de la ruta, vio en el fondo de un precipicio tapado por unos arbustos, un automóvil en cuyo interior, se encontraba el cadáver de un hombre en avanzado estado de descomposición.

La noticia capturó la atención de Rogelio, y se paró frente al aparato para escuchar bien de que se trataba.
Mientras mostraban las imágenes del lugar, el locutor seguía leyendo:

“Fuentes policiales informaron que al parecer, el cuerpo habría estado allí por más de seis meses, y los documentos encontrados en él, pertenecerían a un tal Juan José Arregui importante empresario de Buenos Aires. Quién habría caído al precipicio, por causa de un reventón en uno de los neumáticos del rodado.”

Al escuchar semejante noticia, el mucamo invadido por una mezcla de pánico y estupor, siente una puntada aguda en su pecho, mientras que su corazón late a la velocidad de un caballo descontrolado.

Su respiración se hace cada vez más dificultosa, y tomándose con ambas manos el costado izquierdo, intentando desesperadamente tomar algunas bocanadas de aire cae muerto sobre el sillón que tenía a su espalda, exactamente a las diecinueve y treinta horas.

Tal como le dijo Arregui… Puntualmente en dos semanas lo mandó a buscar.

Diecinueve y treinta, 8.5 out of 10 based on 460 ratings

avatar
Fox.W.M.
CybernautaMaster
CybernautaMaster

Mensajes : 266
Puntos : 518
Fecha de inscripción : 05/10/2013

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.