Esta niña predijo el día de su muerte y partió al cielo oyendo el canto de los ángeles…

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Esta niña predijo el día de su muerte y partió al cielo oyendo el canto de los ángeles…

Mensaje por Asombroso el Miér Nov 02, 2016 12:35 pm

Uno de los momentos más tristes en la vida de una persona es cuando tiene que afrontar la muerte de un ser querido, ya sea un familiar o un amigo. Es algo muy duro darse cuenta de que no vas a estar nunca más con esa persona que te ha acompañado en la vida durante tanto tiempo, pero debemos ser conscientes de que es algo normal en el largo proceso al que llamamos vida humana. Sin embargo, siempre nos cuesta reponernos de esa pérdida tan grande; los días siguientes no paramos de revivir las vivencias pasadas…

En ocasiones especiales sabemos que una persona va a fallecer, ya que es víctima de una larga e incurable enfermedad; lo sentimos por ella pero podría decirse que estamos preparados para ello. Pero hay ocasiones en la que la muerte es trágica, como por ejemplo los casos en los que sucede un accidente de tráfico, una desgracia en casa o si un asesino sin escrúpulos se interpone en nuestro camino. Hoy veremos un caso emocionante relativo a la muerte de una niña. Ella lo sabía todo…

La muerte de un adulto o de una persona mayor no nos entristece tanto como la de un niño o un adolescente. Los jóvenes tienen toda la vida por delante, por lo que es una verdadera desgracia si algo malo les sucede. No podemos ponernos en la piel de esa madre a la que le dan la noticia de que su hijo ha fallecido; su lamento debe alcanzar casi el infinito. Un ejemplo bastante gráfico sería que el asiento de un niño estuviera vacío en su clase del colegio; si la maestra está con lágrimas en los ojos durante toda la clase y no para de mirar esa silla, hay que pensar lo peor.

Hay niños que ya desde su nacimiento poseen problemas en el interior de su cuerpo que les hacen llevar una vida de sufrimiento. En ocasiones son enfermedades que se pueden curar con ayuda de la medicina, pero muchas veces hablamos de síndromes sin curación posible, lo que es un completo mazazo para la familia. Lo único que les preocupa en ese momento es que su pequeño viva feliz durante el tiempo que le queda en el mundo. A continuación conoceremos a María del Carmen y su emotiva historia…


Las primeras décadas del siglo XX estuvieron repletas de conflictos bélicos que acabaron con el planeta Tierra medio destrozado. Dos Guerras Mundiales, guerras civiles, invasiones a países extranjeros, masacres entre la población… Toda una desgracia, pero por suerte esa época ha pasado a mejor vida, ya que en la actualidad vivimos en un mundo casi civilizado. En España sucedió una cruenta guerra denominada Guerra Civil: los horrores vividos allí no pueden explicarse con palabras.

Pues en esa época nació una niña llamada María del Carmen González Valerio; como hemos dicho las penalidades que se vivían eran inmensas pero las familias hacían lo indecible para salir adelante. Mari Carmen tenía cuatro hermanos más y una madre; su padre falleció asesinado durante la guerra mencionada anteriormente cuando la niña aún no había alcanzado los siete años de edad. Lamentablemente, la niña nació con varios problemas, de los que no se recuperaría…


Tenemos que mencionar que Mari Carmen era una niña bastante religiosa, por lo que cada día rezaba porque nada malo le pasara a su familia, a sus amigos e incluso al Presidente de la República española, Manuel Azaña. Durante la Guerra Civil, las personas religiosas y que dedicaran su vida a Dios eran perseguidas e incluso ejecutadas, por lo que había que andarse con mucho cuidado por aquel entonces. Un día la niña preguntó a su abuela cuál era el significado de “entregarse a Dios”; la anciana le contestó que era dar la vida por él.

Por desgracia, los problemas de Mari Carmen se agravaron aún más, ya que enfermó del mal de la escarlatina. Esta enfermedad era casi incurable en esa época, por lo que su sentencia de muerte estaba casi firmada. La joven se sintió bastante triste por todo lo ocurrido, pero comentó a su familia que no quería curarse, “si Dios considera que ese es mi destino, que se cumpla su voluntad”, comentaba la niña. Lo que declaró en los días siguiente asombró a todos los cristianos de la época…

Uno de los momentos más emocionantes de los últimos días de vida de Mari Carmen fue cuando reveló algo increíble: que la Virgen María vendría a por ella el día 16 de Julio. Sin embargo, algunos miembros de su familia le comentaron que un conocido se casaba ese día, por lo que decidió fallecer al día siguiente, el día 17. Ese mismo día se reunió todo el pueblo para darle el último adiós a la pequeña; ¿sabéis cuáles fueron sus últimas palabras? “Amaros los unos a los otros”. Acto seguido cerró los ojos y falleció en su cama.

Todo adquirió un tinte muy especial, ya que justo en el momento en el que falleció varios de los asistentes creyeron haber escuchado un sonido celestial, como si varios ángeles estuvieran cantando. Según expertos de la época, la niña podía sentir la presencia de la Virgen María; por si fuera poco su cuerpo no se fue deteriorando con el tiempo, sino que fue a mejor e iba dejando un perfume bastante agradable a todos los presentes, como si realmente estuvieran en el cielo. En el año 1996 fue canonizada por el Papa Juan Pablo II.
avatar
Asombroso
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 719
Puntos : 1547
Fecha de inscripción : 07/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.