Carta abierta a todos los amantes y tontos útiles del islam

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Carta abierta a todos los amantes y tontos útiles del islam

Mensaje por Callahan el Mar Ene 24, 2017 2:15 pm

A todos los bobos multiculturalistas, los izquierdistas unineuronales, los ecologistas del tres al cuarto, los políticamente correctos subvencionados, los babosos de los Derechos Humanos, los antirracistas patológicos, los histéricos amigos de la inmigración, los chiflados de la diversidad, las feministas que razonan con el coño, los curas indignos que besan el Corán, los progres de salón y los liberales de cartón piedra, todos esos pavos y pavas llenos de autocomplacencia, esos tarados, cabrones, guarras y degenerados que se erigen en defensores rabiosos del islam y de sus infinitas lacras.

El islam sólo tiene odio y desprecio hacia todo lo que no es musulmán, y todos vosotros entráis en esa categoría de lo no musulmán, y por lo tanto sois doblemente basura: basura para la gente de bien y basura para el islam. Sois víctimas potenciales seducidas y entregadas en cuerpo y alma a vuestros verdugos. Sois unos desequilibrados, estáis enfermos de una mezcla de síndrome de Estocolmo y de un complejo de culpabilidad frente a todo lo que no es europeo y occidental, y ese trastorno mental lo queréis hacer extensivo al resto de la sociedad para que sea ella la que pague por vuestros delirios.

¿Por qué no cambiáis vuestra cómoda y gratuita existencia en Occidente por una existencia más plena e intensa bajo los valores maravillosos y las alegrías sin número del islam? ¿O tal vez no creéis en realidad en la supuesta bondad de aquello que queréis imponer a los demás? Si la vida en Occidente os parece tan criticable, ¿por qué no os sometéis a las condiciones de vida en cualquier país musulmán, es decir a la esclavitud islámica? Allí podríais gozar de todas las ventajas de vuestra condición de dhimmis, de no ciudadanos, de seres impuros, sin ningún derecho y a merced de la brutal arbitrariedad de vuestros amos. Iros a Arabia Saudita, a Somalia, a Mauritania, a Sudán, a Pakistán… El paraíso está a unas horas de avión… Las puertas de esta decadente Europa están abiertas, nada os retiene aquí ni os impiden tomar el camino de la liberación y la felicidad que no encontraís aquí..

Allí podréis disfrutar de las delicias del verdadero racismo, de la auténtica discriminación, de la insuperable relegación de las mujeres, de las verdaderas desigualdades sociales, de la miseria puerta con puerta con el lujo desmedido, del abuso y la prepotencia como sistema santificado, y apreciaréis la compañía de hombres que prefieren a su camella antes que a su(s) esposa(s)… Allí podréis haceros cómplices de los crímenes contra la infancia, de la venta de niñas(os) entregadas(os) al enfermizo apetito sexual del macho dominante.

Iros a esos países donde las mujeres no tienen derecho de andar en libertad. Iros a esos países donde las mujeres violadas son culpables de su propia violación. Iros a esos países donde se muere degollado por “salvar el honor” de la familia. Iros a esos países donde se lapida a las mujeres como se apedrea a Satán en la peregrinación a la Meca. Iros a esos países donde la mujer es equiparada a los excrementos. Iros a esos países donde la libertad de conciencia es considerada apostasía y ésta es castigada con la muerte. Iros a esos países donde, con un poco de suerte, acabaréis crucificados y decapitados por cualquier motivo.

Allí tal vez comprendáis mejor el verdadero sentido del islam: un purgatorio en la Tierra para cualquier ser humano digno de ese nombre, un estercolero siempre, un páramo moral en toda la extensión de ese mundo enemigo del ser humano. Si os queda alguna duda, asomaros al destino de las mujer saudíes, de las niñas yemeníes, de los niños de los suburbios de Marraquesh o de Karachi. Sólo en Egipto, podréis encontrar a 2.000.000 de niños tirados en las calles, y millones más en las calles de Istambul, Ankara, y mil ciudades más…

En esos países, una mujer de 20 años ya es considerada vieja y puede ser cambiada por dos de 10 años, en toda legalidad. Se la repudia y se compra otra u otras en el mercado como se compra unas cabras o un camello. Un viejo de 80 años puede casarse con una niña de 8 años. ¡El amor no tiene edad, sexo ni color! Se os caerá la baba ante esos ejemplos vivos de vuestras más enfermizas ideas. ¡Id, id, corred a disfrutar de las hermosas costumbres de la estupenda sociedad musulmana! A lo mejor hasta os arrepentís de no haber acudido antes.

En Occidente no se adoctrina a los niños desde la cuna en el culto de la muerte y el odio de todo y de todos, al contrario que en los países musulmanes, donde la muerte es el verdadero sentido de la vida, donde se entrega la vida en sacrificio a Alá, la meta suprema para todo buen musulmán.

Iros a esas sociedades que tienen a la cultura de la violencia como pilar de la religión, donde la muerte es el único horizonte para la juventud y las mujeres, donde la vida se confunde con la muerte. No existe ningún otro ejemplo de sociedad en el mundo en el que se hace de la muerte el modus vivendi para todo ser humano. Esas sociedades no hacen más que aplicar las prescripciones de su religión que prohíben toda forma de creatividad, donde el arte, el canto, la música, la pintura son ilícitas. Iros a vivir bajo esas condiciones de vida inhumana y degradante, y que se olvidaros de los verbos crear, trabajar, construir, amar, tolerar, pensar, imaginar, y aprendan a conjugar los verbos matar, odiar, destruir, alienar, saquear, oprimir, esclavizar…

El islam es un territorio infame, un valle de lágrimas, una tierra de desolación, un campo de ruinas en cuyo cielo destemplado vuelan los buitres negros de la muerte y la desesperación, insaciables alimañas al servicio de quien se ha erigido como único amo del pensamiento y la vida de los hombres. Que se vayan todos estos amantes y tontos útiles del islam, toda esa moralla inútil, toda esa pequeña escoria, toda esa espuma hedionda, a prosternarse ante esa falsa deidad monstruosa sedienta de sangre. ¡Fuera de aquí! ¡Nos os queremos, no os necesitamos! ¡Fuera, fuera”!

BD (Reproducido)
avatar
Callahan
CybernautaMaster
CybernautaMaster

Mensajes : 218
Puntos : 300
Fecha de inscripción : 23/09/2013

Volver arriba Ir abajo

La alianza de Marx y Alá: una amenaza global para Occidente

Mensaje por Josuhe el Jue Ene 26, 2017 7:16 pm


“La Marcha de las Mujeres” y otros cientos de manifestaciones que lideradas por personajes patéticos como la cantante Madonna o por radicales demagogos e incendiarios como el “cineasta” Michael Moore, reúnen, bien aireadas por los medios de comunicación más rastreros y manipuladores que ha padecido Occidente desde el fin de la II Guerra Mundial, todas las estereotipadas proclamas que la extrema izquierda occidental utiliza desde la caída del Muro de Berlín para llenar su listado de perennes protestas y reclamaciones.

Basta observar la imagen terrorífica que encabeza este artículo editorial para entender cómo la “Marcha de las Mujeres” y similares solamente son la punta de lanza de un movimiento global anti-Occidente que se construye sobre varios elementos perversos: el apoyo a la inmigración sin control, fundamentalmente islámica, como forma de desgastar los valores tradicionales sobre los que se levantan los Estados liberales; la utilización de la ideología de género más aberrante como herramienta básica para diluir el papel fundamental que desempeña la familia tradicional en nuestras vidas; la manipulación de las minorías raciales y políticas como instrumentos de ataque contra los gobiernos democráticamente elegidos, y la islamofilia como pancarta disgregadora y destructora del bagaje espiritual e intelectual clásico sobre el que se levantan nuestras sociedades.

Todas estas banderas, utilizadas habitualmente por los partidos, las organizaciones y los movimientos de izquierda y de extrema izquierda occidentales, son las que han llegado para ocupar el hueco creado en el pensamiento pretendidamente "progresista" tras el hundimiento del marxismo con la caída de la antigua URSS. Incluso, hace unas semanas, en otra de las manifestaciones “anti-Trump” que tuvo lugar en Nueva York se pudo contemplar cómo el empleo de la violación femenina como arma terrorista, tan utilizada por los actuales movimientos terroristas islamistas, también se ha introducido en la campaña de protestas contra el nuevo presidente: un manifestante concentrado ante la puerta de entrada a la Torre Trump, situada en la Quinta Avenida de Nueva York, portaba un cartel muy explícito: "Rape Melania". ("Viola a Melania" - nombre de la esposa de Donald Trump -).

Hay que estar preparados porque las diferentes marcas del totalitarismo de extrema izquierda, aliado con el totalitarismo político islamista, quieren utilizar sus ataques a Donald Trump como arietes para acabar con los valores occidentales tradicionales. Y para ello, tal y como están demostrando hasta el vómito moral medios de comunicación como “The New York Times”, “The Washington Post”, “BBC”, “El País” o “CNN”, entre otros muchos, generalmente abanderados serviles de todo tipo de causas presuntamente progresistas, no dudarán en manipular, mentir, tergiversar, señalar y difamar para obtener sus objetivos.

Hay una alianza global de Marx y Alá, santificada por lo políticamente correcto, impulsada por las elites mundiales socialdemócratas, regada por recursos económicos de oscuros orígenes y acelerada por el poder de las nuevas tecnologías de la comunicación, que se está convirtiendo, se ha convertido ya, en el principal desafío contra las democracias clásicas, contra nuestra tradición judeocristiana y grecorromana y contra los valores éticos y los mejores elementos socioculturales que han permitido a una buena parte del mundo alcanzar los mayores niveles de libertad, tolerancia, progreso y desarrollo de la historia. Y solamente combatiendo con firmeza esta lacra moral, intelectual, política y cultural, podremos alcanzar lo que los votantes americanos de Donald Trump han querido lograr a través de las urnas: que las oportunidades han de extenderse a todo el cuerpo social; que el respeto a las minorías no debe confundirse con ser esclavos de éstas; que la apertura a la inmigración no debe mezclarse con la aceptación ridícula de todo tipo de flujos migratorios incontrolados, y, en definitiva, que el individualismo como valor supremo, la libertad personal y el derecho a la seguridad no debe ceder ante el empuje de los comunitarismos populistas más agresivos, groseros y desnortados. Link

avatar
Josuhe
CybernautaNotable
CybernautaNotable

Mensajes : 148
Puntos : 236
Fecha de inscripción : 12/09/2013

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.