Yihadistas viviendo de las ayudas sociales: un problema que afecta a toda Europa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Yihadistas viviendo de las ayudas sociales: un problema que afecta a toda Europa

Mensaje por Sandro el Sáb Feb 25, 2017 8:46 pm

Detenidos en España, Alemania o Bélgica recibían ayudas. En Dinamarca cobran el paro mientras luchan en Siria. En Suecia dan casas a los retornados.

Quieren destruir los valores y el modo de vida occidental, pretenden convertir a Europa es un continente islamizado y aspiran a que la sharia sea la única ley. Ése es el objetivo de los terroristas yihadistas que están atentando en Europa o que son detenidos por las Fuerzas de Seguridad antes de poder traslador el terror a la sociedad. Y lo más llamativo es que para ello utilizan las debilidades de los Estados de bienestar que les acogen.

De España a Dinamarca, o de Austria al Reino Unido, muchos son los casos de terroristas islamistas que se financian el día a día mientras preparan atentados gracias a los programas de ayudas sociales de sus municipios, gobiernos regionales o, incluso, de administraciones del Estado. Un fenómeno que se repite en muchos rincones de Europa.

Algunos de los datos españoles ya son conocidos. El miércoles de la pasada semana era detenido en Vitoria el marroquí Saib Lachhab, un yihadista de 41 años que había estado combatiendo en Siria y que, según se desprende del auto de ingreso en prisión emitido por la Audiencia Nacional, vivía de las ayudas públicas. Exactamente, estaba cobrando 625 euros de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) del Gobierno vasco y 250 euros más como complemento de vivienda.

Hay otros cuatro casos similares con detenidos en la comunidad vasca. Samir Mahdjoub es un argelino de 44 años arrestado por la Guardia Civil en Bilbao el pasado 14 de febrero, un día antes que Saib Lachhab. Está acusado de autoadoctrinamiento, enaltecimeitno del terrorismo, captación y difusión de propaganda de Estado Islámico. Estaba cobrando 650 euros de RGI vasca y un complemento de 250 euros de ayuda al alquiler.

Llamativo es el caso de Redouan Bensbih. Este marroquí de 26 años murió en Siria en marzo de 2014 combatiendo mientras percibía 836 euros de la RGI vasca. Para colmo, como no hubo notificación oficial del fallecimiento el Servicio vasco de Empleo (Lanbide) siguió ingresando el subsidio en su cuenta bancaria después de muerto. El Gobierno vasco, en una polémica que llegó al Parlamento regional, investiga quién se benefició de ese dinero tras el fallecimiento.

Ahmed Bourguerba, argelino residente en Bilbao, fue detenido por la Ertzaintza en julio de 2015. Estaba cobrando 625 euros mas otros 250 euros complementarios para el alquiler de una vivienda. Ha sido condenado hace poco a tres años y medio de cárcel y no dejó de cobrar las ayudas mientras estaba en prisión provisional, sólo cuando ya hubo sentencia condenatoria. Caso similar es el de Mehdi Kacem, detenido por la Policía Nacional en San Sebastián y que cobraba 800 euros de RGI.

Otros países europeos


En el Reino Unido también se han destinado ayudas sociales para favorecer inconscientemente al terrorismo yihadista. Parte del dinero era transferido a combatientes en Siria e Irak mientras que otra parte era utilizado para hacer proselitismo islamista en las islas británicas. La primera voz de alarma sobre este fenómeno lo dio la actual primera ministra, Theresa May, en una rueda de prensa cuando todavía era ministra del Interior del Gobierno de David Cameron.

En Austria la Policía se ha encontrado con este fenómeno en al menos dos casos que se hayan hecho públicos. La primera fue en una operación policial en agosto de 2014 y la otra en una operación en noviembre del mismo año. En total fueron arrestados 22 yihadistas (9 en la primera, 13 en la segunda) que se trasladaban a Siria para hacer la yihad. Habían financiado el viaje gracias a las ayudas sociales que cobraban la gran mayoría de ellos.

En Alemania creen que aproximadamente el 20 por ciento de los 450 yihadistas que han ido a luchar junto a Estado Islámico o Jabhat Fateh al-Sham (antiguo Frente Al Nusra) a Siria e Irak han estado cobrando ayudas públicas de diferentes gobiernos. Este estudio fue publicado en 2014 con grandes titulares en el diario Bild, por lo que es posible que en la actualidad la cifra de yihadistas que las han recibido sea muy superior.

En Dinamarca, los yihadistas también se han beneficiado de ayudas sociales. La primera voz de alarma la dio el diario BT con datos faciliados por el Servicio de Inteligencia y Seguridad (PET, por sus siglas en danés). En ese momento, noviembre de 2014, tenían controlado que de los 115 daneses que habían viajado a Siria o Irak a hacer la yihad al menos 28 habían recibido prestaciones antes del viaje o, incluso, las habían seguido cobrando durante su estancia en estos países.

En marzo de 2015 la cadena danesa TV2 Denmark emitió un reportaje denunciando que la cifra hecha pública meses antes tras una filtración del PET había aumentado al menos hasta los 32 yihadistas. El montante económico cuantificado tras cruzarse datos entre el PET y el Ministerio de Trabajo dio como resultado que los yihadistas habían recibido ayudas por valor de 378.999 coronas, unos 51.000 euros.

También los asesinos de París y Bruselas


Uno de los casos más llamativos es el de los yihadistas que cometieron los atentados terroristas en París (Francia) y Bruselas (Bélgica) en noviembre de 2015. Según informaciones publicadas por The Wall Street Journal, cinco de los terroristas que participaron en los mismos había estado recibiendo subsídios públicos de diferentes administraciones locales belgas, cuyas cuantías totales habrían sido superiores a los 51.000 euros.

La cifra supera el presupuesto aproximado que según los investigadores necesitaron para cometer los atentados terroristas y que habría ascendido a una cuantía de unos 30.000 euros para el de París y de unos 3.000 euros para el de Bruselas. De hecho, solo Salah Abdeslam habría recibido de las cuentas públicas belgas una partida de unos 21.000 euros, según los datos que publicaba el diario estadounidense.

El entonces director del Servicio de Inteligencia Financiera belga llegó a reconocer que si bien no había una evidencia directa de que los terroristas utlizaran el dinero que les facilitaron los servicios sociales para cometer los atentos terroristas, si era evidente que "los subsidios sociales les dieron recursos para la subsistencia y se convirtieron en un apoyo indirecto de sus actividades terroristas".

Lo sucedido en Bélgica no era una excepción. Varios periódicos del grupo local Sudpresse publicaron hace año y medio que los servicios estatales habían comprobado cómo hasta 215 yihadistas belgas habían recibido las denominadas Rentas de Integración Social (RIS) mientras estaban combatiendo dentro de Estado Islámico o el antiguo Frente Al Nusra en los campos de batalla de Irak y Siria.

En Suecia, uno de los países con mayor número de yihadistas combatiendo en zonas de conflicto si se realiza un ratio por habitantes, se ha puesto en marcha una más que dudosa política para acabar con el problema de los retornados, es decir, aquellos islamistas que tras combatir en Siria, Irak o el Sahel africano regresan a sus países perfectamente formados en tácticas terroristas y suponen una seria amenaza para el país receptor.

Según informaba Sveriges Radio, las autoridades de la ciudad de Lund se han comprometido a facilitar una casa y prestaciones sociales a aquellos combatientes que dejan las filas de Estado Islámico y regresen al país escandinavo. La medida, bastante polémica y sobre la que no se han hecho público datos relevantes, está siendo estudiada para ser implantada en otras localidades suecas como Malmö, Borlange o Örebro, según añade el diario británico The Independent.

J. Arias Borque
avatar
Sandro
CybernatuaExcelente
CybernatuaExcelente

Mensajes : 174
Puntos : 294
Fecha de inscripción : 14/10/2013

Volver arriba Ir abajo

Más de 50.000 yihadistas están viviendo en Europa tras hacerse pasar por refugiados

Mensaje por ¿Sabías Que? el Lun Sep 25, 2017 6:56 pm

Soeren Kern.- Las autoridades alemanas están cazando a decenas de miembros de una de las organizaciones yihadistas más violentas de Siria, Jabat al Nusra, pero que, según Der Spiegel, entraron en Alemania haciéndose pasar por refugiados.

Se cree que estos hombres, todos antiguos miembros de Liwa Owais Al Qorani, un grupo rebelde destruido por el Estado Islámico en 2014, han masacrado a cientos de sirios, tanto militares como civiles.

Se ha informado de que la policía alemana ha identificado a unos 25 yihadistas y capturado a algunos, pero se cree que hay más decenas de ellos ocultos en las ciudades y pueblos de todo Alemania.

En total, más de 400 inmigrantes que entraron en Alemania como solicitantes de asilo en 2015 y 2016 están siendo ahora investigados por su pertenencia a organizaciones yihadistas de Oriente Medio, según la Policía Criminal Federal (Bundeskriminalamt).

Esta noticia se suma a las nuevas alertas de que los yihadistas se están haciendo pasar por inmigrantes y llegando del norte de África en botes que cruzan el Mediterráneo para llegar a las costas italianas. En una entrevista con The Times, el primer ministro libio, Fayez Al Sarraj dijo que los yihadistas que habían logrado pasar sin ser detectados a su país tenían con casi total certeza la intención de dirigirse a Europa.

“Cuando los inmigrantes lleguen a Europa se moverán con libertad”, dijo Al Sarraj, refiriéndose a las fronteras abiertas dentro de la Unión Europea. “Si, Dios no lo quiera, hay elementos terroristas entre los inmigrantes, cualquier incidente afectará a toda la UE”.

El eurodiputado independiente Steven Woolfe dijo: “Estas declaraciones ponen de manifiesto que el problema es doble. Primero, los posibles terroristas están utilizando la ruta migratoria mediterránea como vía para entrar en Europa sin controles. Segundo, con la ausencia de fronteras en Europa por la normativa Schengen, una vez que estén en Europa, pueden ir libremente de un país a otro. Se necesitan unas fronteras fuertes.”

En torno a 130.000 inmigrantes llegaron a Europa por tierra y mar durante los primeros ocho meses de 2017, según la Organización Internacional para la Migración (OIM). Las principales nacionalidades de los que llegaron a Italia en julio fueron, por orden decreciente: de Nigeria, Bangladés, Guinea, Costa de Marfil y Mali. Los que llegaron a Grecia eran de Siria, Irak, Afganistán, Pakistán y el Congo. Los que llegaron a Bulgaria eran de Siria, Afganistán, Irak y Turquía.

En las últimas semanas, los traficantes que llevan a los migrantes a Europa han abierto una nueva ruta a través del mar Negro. El 13 de agosto, 69 inmigrantes iraquíes fueron detenidos cuando intentaban alcanzar la costa del mar Negro en Rumanía, tras haber partido de Turquía en un yate conducido por traficantes búlgaros, chipriotas y turcos. El 20 de agosto, la guardia costera rumana interceptó otro bote con 70 iraquíes y sirios a bordo, entre ellos 23 niños, en la costa del mar Negro en la región de Constanza, al sudeste de Rumanía.

Un total de 2.474 personas fueron detenidas cuando intentaban cruzar ilegalmente la frontera rumana durante los primeros seis meses de 2017, según Balkan Insight. Casi la mitad de ellos fueron atrapados cuando intentaban salir de Rumanía con destino a Hungría. En 2016 sólo 1.624 inmigrantes fueron detenidos; la mayoría intentaba cruzar la frontera de Serbia a Rumanía.

Entretanto, más de 10.000 inmigrantes alcanzaron las costas españolas durante los primeros ocho meses de 2017, el triple que en 2016, según la OIM. Miles de migrantes más han entrado a España por tierra, principalmente por los enclaves españoles de Ceuta y Melilla en la costa norte de Marruecos, las únicas fronteras terrestres de la Unión Europea con África. Una vez allí, los migrantes son alojados en refugios temporales y después se adentran en España, y desde allí prosiguen a otras partes de Europa.

Frontex, la Agencia Europea de Fronteras y Costas, ha advertido de que los yihadistas están utilizando la crisis migratoria para entrar en Europa y tramar atentados en todo el continente. Frontex también ha admitido que desconoce la verdadera cifra de migrantes que han cruzado a Europa y que no tiene forma de rastrearlos. En su análisis de riesgos de 2016, Frontex escribió:

“Los atentados de París en noviembre de 2015 demostraron claramente que los terroristas pueden utilizar los flujos migratorios ilegales para entrar en la UE. Dos de los terroristas implicados en los atentados habían entrado ilegalmente a través de Leros [Grecia] y fueron admitidos por las autoridades griegas. Presentaron documentos sirios falsos para acelerar su proceso de registro”.

“Las falsas declaraciones de nacionalidad abundan entre los ciudadanos con pocas probabilidades de obtener el asilo en la UE, que son susceptibles de ser devueltos a sus países de origen o tránsito, o que simplemente quieren acelerar su trayecto. Ante el gran número de personas que llegan con documentos falsos o sin documentos, o las crecientes preocupaciones por la validez de su supuesta nacionalidad —sin que haya controles exhaustivos a quienes hacen dichas declaraciones falsas—, existe el riesgo de que algunas personas que representan una amenaza para la seguridad de la UE puedan aprovecharse de la situación.”

En una entrevista el 31 de agosto con el periódico El Mundo, Gilles de Kerchove, el coordinador para la lucha antiterrorista de la UE, dijo que más de 50.000 yihadistas están viviendo ahora en Europa:

“Hace tres lustros era sencillo identificar a alguien radicalizado. Ahora, los más fanáticos disimulan sus convicciones. No tenemos cifras exactas, pero no es difícil hacer cálculos aproximados. Reino Unido, no es un secreto, se ha publicado, tiene 20.000. Francia, 17.000. España muchos menos, pero más de 5.000, supongo. En Bélgica casi 500 se han ido a Siria y hay unos 2.000 radicales o más. No me aventuraría a una cifra concreta, pero decenas de miles, más de 50.000”.

En una entrevista con el diario belga Le Soir, De Kerchove advirtió de que aunque el Estado Islámico fuese militarmente derrotado, iba a seguir desarrollándose como un “califato virtual”. También dijo que la Europol, la policía europea, ha identificado al menos 30.000 webs yihadistas activas, pero la legislación de la UE ya no exige que los proveedores de internet recopilen y guarden los metadatos —incluidos los datos sobre la ubicación de los yihadistas— de sus clientes por motivos de privacidad. De Kerchove dijo que esto estaba impidiendo a la policía identificar y frenar a los yihadistas: “Con lo de los metadatos, confieso que nos estamos tirando de los pelos”.
avatar
¿Sabías Que?
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 965
Puntos : 1769
Fecha de inscripción : 23/11/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.