Descubren efectos de una proteína que regenera el hígado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Descubren efectos de una proteína que regenera el hígado

Mensaje por Ciencianauta el Vie Mar 10, 2017 8:14 pm

Los procesos de envejecimiento del cuerpo humano, provocados por la acción de los radicales libres, pueden ser frenados sin necesidad de consumir suplementos alimenticios especiales si se estimula la mayor actividad de una proteína que fabrica de manera natural el hígado, llamada HGF


Esta misma proteína ayuda a frenar y revertir la destrucción del órgano causada por la cirrosis, la enfermedad hepática alcohólica y el consumo de medicamentos contra la Tuberculosis como la Isoniacida y la Rifampicina.

Científicos mexicanos de la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Iztapalapa (UAM-I), descubrieron los efectos antioxidantes de la proteína HGF y también demostraron en laboratorio sus efectos de regeneración del hígado. Estos últimos ya habían sido planteados, como hipótesis, por otros grupos de investigación de diferentes partes del mundo.

Los hallazgos universitarios ponen las bases para construir una nueva línea de atención terapéutica que frene el envejecimiento prematuro del cuerpo humano por exposición a diferentes tóxicos, como el alcohol. El siguiente reto para la UAM es desarrollar un método con el cual se ordene al hígado la mayor o menor producción de la proteína HGF ya que no se puede comer ni ser administrada como si fuera un medicamento.

“Lo que descubrimos no fue un nuevo anti-oxidante, como sería la vitamina C de la naranja que se consume en jugo o suplementos. Lo que nosotros descubrimos fue la acción de una molécula que produce el hígado y que enciende, regula y modula los mecanismos naturales de defensa antioxidante del cuerpo humano”, explicó en entrevista el doctor Luis Enrique Gómez Quiroz, uno de los líderes del equipo que obtuvo los hallazgos en el Laboratorio de Fisiología Celular de la UAM-I.

Las investigaciones mexicanas iniciaron en 2006 y han contado con la colaboración del Laboratorio de Carcinogénesis Experimental, del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

Con el nombre de HGF se conoce a la proteína llamada Factor de Crecimiento de Hepatocitos, que fue identificada por primera vez en Japón hace 35 años pero cuyos efectos anti-envejecimiento fueron descubiertos en Iztapalapa, México.

Este grupo de investigadores también demostró, en ratones con cirrosis, que cuando los niveles de HGF son bajos la enfermedad avanza aceleradamente y que se frena cuando tienen mayor presencia de esa molécula.

“El HGF es un señalador que prende rutas, vías o mensajes para producir compuestos naturales de nuestro cuerpo que son antioxidantes, por ejemplo un tripéptido muy pequeñito llamado glutatión. Éste es un antioxidante y protector del hígado muy importante.

“Nosotros hemos visto en este laboratorio que el HGF incrementa muy notablemente la producción glutatión y de otros compuestos que protegen, no sólo al hígado, sino a todos los órganos del cuerpo: pulmón, riñones, páncreas, etcétera. Al inducir que este antioxidante natural se eleve protege del efecto tóxico de muchos compuestos como el alcohol”, subraya el doctor Gómez-Quiroz.

Los hallazgos han sido posibles con el trabajo acumulado de cerca de 15 investigadores y estudiantes de posgrado bajo la coordinación de los doctores Gómez Quiróz y María Concepción Gutiérrez Ruiz. Home > Salud >
avatar
Ciencianauta
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 661
Puntos : 1653
Fecha de inscripción : 04/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Tu hígado tiene superpoderes: descubre todas las funciones de un órgano ‘extraterrestre’

Mensaje por Cybernauta el Mar Jul 25, 2017 11:27 am

En el momento álgido de la novela gráfica From Hell, el doctor William Gull arranca el hígado a una de sus víctimas y, completamente alucinado por sus actos, despacha una clase magistral sobre este órgano a una audiencia imaginaria, atribuyéndole un florido adjetivo: leviatán del cuerpo humano. Una referencia muy acertada para definir uno de los órganos más extraterrestres de nuestro cuerpo.

El hígado es capaz de grandes proezas pero permanece en el anonimato. Eclipsado por el corazón y el cerebro -las reinas de la fiesta-, es el chico silencioso que esconde superpoderes. Tal es su importancia y complejidad que todavía no se ha conseguido diseñar un hígado sintético completamente funcional. Irreproducible en pleno siglo XXI.

Poder de regeneración

Este pequeño monstruo de kilo y medio de peso es el único órgano capaz de regenerarse por sí mismo. Podrías cortar hasta dos tercios del hígado que, con tiempo, volvería a regenerarse completamente, muy al estilo de Lobezno. Este es el motivo por los que una persona viva puede donar parte de su hígado a una persona enferma. Incansable e indestructible, tu hígado sigue trabajando en las condiciones más extremas: filtrará continuamente litro y medio de tu sangre en cualquier condición.

El señor de la multitarea

La verdadera máquina multitarea que utilizamos a diario es nuestro hígado: asume más de 500 funciones vitales para nuestra supervivencia. Aunque todo el mundo relaciona el hígado con la bebida o, mejor dicho, con la capacidad de metabolizar toxinas como el alcohol, hay otras funciones más importantes que lo convierten en un superórgano.

Guardián de la sangre

Es uno de los principales almacenes de hierro de nuestro organismo, fundamental para que los glóbulos rojos transporten el oxígeno permitiendo el funcionamiento óptimo del cuerpo humano. Es decir que se ocupa de que tu sangre funcione correctamente.

A la hora de gestionar y optimizar ese hierro que no podemos producir por nuestra cuenta, el hígado trabaja sin contemplaciones, al estilo de un eficiente ministro japonés: cuando los glóbulos rojos se hacen viejos no les da tiempo a disfrutar de una merecida pensión, al pasar por el hígado son destruidos y reciclados para usar su valioso hierro.

La batería de tu cuerpo

El hígado gestiona todas las reservas de azúcar de las que disponemos, controlando la energía que tenemos en cada momento. Su labor evita que nos pongamos en modo ‘ahorro de energía’ por falta de azúcar. Dicho de otra manera, que entremos en coma por una gestión negativa de nuestro principal combustible.

Nuestro hígado trabaja como la Agencia Tributaria: recauda y acumula azúcar sobrante, en forma de glucógeno, para cuando necesitemos energía. Si es necesario, lo libera a la sangre para que todo vaya bien. En el caso de detectar mucha glucosa en la misma, la coge y la guarda para otra vez. Fiscaliza lo que necesita el resto del cuerpo, no se vayan a pasar en el consumo.

Vigilando tu digestión

Cada vez que ingerimos comida, el hígado se pone en marcha para ayudarnos en todo el proceso de digestión. Es el órgano que produce la bilis, la sustancia que permite disolver las grasas de la comida y tragar prácticamente cualquier cosa obteniendo nutrientes. La bilis se crea en una pequeña glandulita anexa al hígado llamada vesícula biliar, muy utilizada por los usuarios de Twitter. Por cierto, durante este proceso la bilis hace que nuestras deposiciones sean marrones. Cuando mandes la caquita del Whatsapp la próxima vez, dale las gracias a tu hígado.

Químico y médico

Gran parte de los medicamentos que tomamos necesitan de la cooperación del hígado para ser útiles. En ocasiones, los medicamentos que ingerimos son moléculas no activas. No tienen ningún efecto a nuestro cuerpo y pasan como almas en pena. Pero al llegar al hígado, este se ocupa de activarlas mediante sus reacciones químicas y poner en marcha los efectos beneficiosos para nuestro organismo. Un equipo imbatible.

Depuradora total

Evidentemente no podíamos dejar de mencionar la función por la que es reconocido: su capacidad detoxificante. Con su capacidad de procesamiento el hígado es capaz de limpiar toda la basura que comemos y que bebemos y que llega a nuestra sangre. No sólo la limpia, sino que también la reutiliza convirtiéndola en otras sustancias químicas de utilidad. El hígado no derrocha nada, es un órgano de probada eficiencia alemana. Sin su trabajo, moriríamos envenenados.

Pero su papel de depuradora no sólo funciona con sustancias externas. Por ejemplo, cuando degradamos las proteínas (es un proceso normal, de recambio, que se da en cualquier situación, y se aumenta en otras como el ejercicio intenso, por ejemplo), éstas tienen en su composición nitrógeno, que es muy tóxico para el organismo. De hecho, en nuestro organismo este nitrógeno toma forma de algo tan nocivo como el amoniaco. El hígado es capaz de convertir este amoniaco en urea, que el principal componente de la orina. De amoniaco a pis en un momento y así todos los días.

Como veis no hay tarea o función que no pueda afrontar este leviatán del cuerpo humano. Larga vida al extraterrestre que llevamos dentro.
avatar
Cybernauta
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 852
Puntos : 1614
Fecha de inscripción : 24/11/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.