Judíos catalanes con España

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Judíos catalanes con España

Mensaje por Abraham el Dom Sep 17, 2017 8:16 pm

Somos judíos de Cataluña, ciudadanos españoles, respetuosos de las Instituciones y las Leyes que nos protegen en nuestro país, España, y que garantizan que desarrollemos nuestra vida como judíos en Paz y Seguridad.

Algunos somos descendientes de los que nunca renunciaron a su ancestral identidad sefardí (española); otros somos ashkenazíes y muchos formamos familias que mezclan ambas grandes ramas del judaísmo. También nos conforman los que se quedaron en España y hoy vuelven al pueblo judío o los que deciden serlo por convicción. Y contamos con muchos amigos que, sin ser judíos, simpatizan con nosotros y nos apoyan.

Unos somos más observantes, otros menos. Pertenecemos a comunidades ortodoxas, conservadoras y reformistas, o sin estar afiliados a ellas, nos une la fuerte identidad judía, nuestro cariño por Cataluña y España, nuestra profundo vínculo con Israel y nuestra lealtad al Reino de España y su Monarquía Constitucional.

Desde que hace un siglo los judíos volvimos a España y a Barcelona, hemos pasado vicisitudes y alegrías y también hemos contribuido a edificar nuestra concordia democrática y nuestro sistema de derechos, libertades y garantías. Aquí está nuestro hogar.

Creemos que la mayoría de los judíos de Cataluña, comparten nuestros valores, como sucede con la mayoría de los ciudadanos catalanes. Creemos que separar un país es romper una familia. Y sentimos una honda proximidad con el resto de los judíos de España, las Comunidades que los representan y la unión con los inquebrantables lazos históricos, afectivos y culturales que forman parte del legado de Sefarad y del judaísmo.

A pesar de cualquier presión, nadie puede obligarnos a decidir entre nuestras lealtades compartidas: ni entre España e Israel, ni entre España y Cataluña. Los judíos vivimos desde hace milenios, con identidades poliédricas y rechazamos que nos las miniaturicen, pues no sólo no son incompatibles ni conflictivas, sino que nos definen y enriquecen.

Sabemos que hay minorías “ruidosas” que pretenden hablar por los “judíos de Cataluña”; nada más lejos de la realidad: nadie puede hablar en nombre de todos. Los que a veces pueden tener más resonancia, no son necesariamente los que mejor representan a la mayoría.

Por otra parte, nos consta plenamente que el Estado Judío es un fiel aliado de España y rechazamos enérgicamente intoxicaciones malintencionadas de quien quiera asociarlo con cualquier postura que vulnere Derecho Internacional. Es a todas luces evidente que Israel respeta la solidez constitucional de España, a la vez que favorece y promueve la estabilidad en Europa y el Mediterráneo.

Los judíos catalanes proisraelíes rechazamos contundentemente cualquier equiparación entre el sionismo, la aspiración milenaria de un pueblo por volver a su tierra ancestral, regresando de la diáspora y refundando su Estado, con el nacionalismo separatista catalán. Respetamos las ideologías y sentimientos catalanistas, pero nos disgusta profundamente que para ello se construyan equivalencias falaces.

Es vital recordar que el nacimiento del Estado de Israel fue aprobado por las Naciones Unidas, con el consenso de las grandes potencias y una mayoría cualificada de países que alumbraron la creación de un hogar nacional judío que pusiera fin a una dominación colonial británica. Israel no se fundó sobre la base de enfrentar a judíos contra judíos, sino por un sentimiento y consenso unánime, sin exclusiones.

Como judíos, nos duele y preocupa ver en esta tierra conductas antidemocráticas que, no sólo atentan contra el Estado de Derecho y vulneran la Constitución, sino que además, desprecian y hostigan al discrepante, con un ademán excluyente.

Cataluña forma legalmente parte integral de España y sus ciudadanos gozan de plenos derechos y deberes. Los judíos de Cataluña debemos respetar el marco jurídico de la Constitución Española y el Estatuto de Cataluña. Nadie puede decidir por una parte de España sin contar con el resto, ni actuar con impunidad contra las normas que regulan nuestra convivencia.

Sabemos que, al respetar la Carta Magna de nuestro país, honramos fielmente la ley y la tradición judías que nos obligan a proceder de acuerdo a las normas y la autoridad legítima de la Nación. Somos fieles a nuestro legado y agradecidos con el país al que retornamos, la tierra que acogió a nuestros antepasados y en la que vivimos y que nos ha permitido prosperar.

La Historia nos enseña que los extremismos, los procesos guerracivilistas, la anarquía y el desgobierno suelen acabar teniendo a los judíos como víctimas propiciatorias. Hoy, el secesionismo tiene relevantemente en sus filas a grupos que unen a esa falta de moderación y respeto ideologías claramente antisemitas, encubiertas de posturas antiisraelíes.

En estos momentos de zozobra, ofrecemos una referencia a los judíos en Cataluña que comparten nuestros sentimientos, pero a los que no se les han ofrecido canales de expresión y, al mismo tiempo, exponemos a la opinión pública catalana, de toda España y del mundo, la voz real de la mayoría de los judíos que viven aquí: judíos que son, simultáneamente y sin conflicto, buenos catalanes y leales españoles. http://www.judiosdecatalunya.com/manifiesto/
avatar
Abraham
CybernautaMaster
CybernautaMaster

Mensajes : 344
Puntos : 590
Fecha de inscripción : 14/09/2013

Volver arriba Ir abajo

Los independentistas llevan las urnas llenas de papeletas

Mensaje por Josuhe el Lun Oct 02, 2017 1:02 pm

El esperpento independentista ha dado un nueva vuelta de tuerca con unas imágenes que ya están inundando las redes. Cuando grupos de particulares llevaban urnas, dentro de bolsas de basura, una de estas tarteras electorales se ha abierto y centenares de papeletas han caído al suelo.

Ante el bochorno, los separatistas han recogido apresuradamente las papeletas y dirigido hacia la Escuela Industrial de Barcelona.

Ángel Aguado
avatar
Josuhe
CybernatuaExcelente
CybernatuaExcelente

Mensajes : 151
Puntos : 241
Fecha de inscripción : 12/09/2013

Volver arriba Ir abajo

mensaje para ESPAÑA

Mensaje por Leónidas el Lun Oct 02, 2017 8:03 pm

avatar
Leónidas
CybernatuaExcelente
CybernatuaExcelente

Mensajes : 158
Puntos : 210
Fecha de inscripción : 23/09/2013

Volver arriba Ir abajo

Referéndum independentista: votan mil personas en un pueblo de 400 habitantes

Mensaje por Vanessa el Mar Oct 03, 2017 11:51 am

En el municipio de Palol de Revardit, el ‘Sí’ obtuvo 982 apoyos, más del doble de las personas que habitan en dicha localidad: 470

Un total de 1002 personas votaron en el referéndum independentista de este domingo 1 de octubre en el municipio de Palol de Revardit, que tiene 470 habitantes. El ‘Sí’ obtuvo 982 apoyos, más del doble de la población de dicha localidad.

Palol de Revardit es un municipio de la comarca del Pla de l’Estany, situada en la provincia de Girona. Y según los últimos datos recogidos en 2016, en el pueblo hay un total de 470 habitantes.

Pero en el referéndum independentista de este domingo 1 de octubre, acudieron a votar en dicho municipio un total de 1002 personas, más del doble de los que viven en la localidad, según los datos publicados en el diario La Vanguardia.

De esas 1002 personas, 982 votaron ‘Sí’ a la independencia de Cataluña, lo que supone un 99% del total. Otras 10, un 1%, votaron que ‘No’, y las otras 10 restantes fueron de votos en blanco o nulos.

Solo las personas que votaron ‘Sí’ ya suponen más del doble de los habitantes del pueblo. Un hecho que se suma a otras informaciones publicadas a lo largo de la jornada de este domingo, que apuntaban a que varias personas pudieron votar varias veces en el referéndum independentista. El confidencial
avatar
Vanessa
CybernautaMaster
CybernautaMaster

Mensajes : 270
Puntos : 476
Fecha de inscripción : 14/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Por qué Israel debería oponerse al referéndum en Cataluña

Mensaje por Abraham el Miér Oct 04, 2017 7:58 am

En septiembre de 1962, la Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó, contra una legislación estatal racista, que el ciudadano negro James Meredith tenía derecho a estudiar en la Universidad de Mississippi. Cuando, aun así, turbas enojadas se dispusieron a tomar la calle para evitar la aplicación la ley, JFK, entonces presidente de los EEUU, envió a la Guardia Nacional para hacer cumplir la decisión judicial.

Para justificar su decisión, JFK manifestó:"

Los estadounidenses son libres de discrepar con la ley, pero no de desobedecerla. Pues en un régimen de leyes y no de hombres, ningún hombre, por muy prominente o poderoso que sea, y ninguna turba, por muy rebelde o bulliciosa que sea, tienen derecho a desafiar a un tribunal de justicia. Si este país llegara al punto en que cualquier hombre o grupo de hombres, por la fuerza o la amenaza de la fuerza, pudiera desafiar sobradamente los mandatos de nuestros tribunales y de nuestra Constitución, entonces ninguna ley estaría libre de duda, ningún juez estaría seguro de su mandato y ningún ciudadano estaría a salvo de sus vecinos.


Lo crean o no, hay fuertes paralelismos entre esos días históricos en Mississippi y la Cataluña de 2017. Como entonces, el Gobierno español se ha visto obligado a desplegar a las Fuerzas de Seguridad del Estado en la región noroccidental para hacer cumplir su democracia y los mandatos del Tribunal Constitucional.

Hoy en día, como entonces, las fuerzas de seguridad tienen que enfrentarse a multitudes radicales que las amenazan, mientras la Policía autonómica a veces no es tan resolutiva como debiera en el mantenimiento del orden público. Y, como en el Mississippi de los años sesenta, en la actual Cataluña un segmento de la población enojado y vociferante pretende hablar por todos, mientras intimida a la mayoría pacífica y respetuosa de la ley.

Comencemos con lo obvio: la del movimiento independentista en Cataluña no es una lucha legítima por la autodeterminación de un pueblo oprimido. Cataluña disfruta desde hace 40 años de uno de los niveles más altos de autogobierno de Europa; tiene su propio Parlamento, sistemas de salud y educación descentralizados e incluso su propia Policía. Cataluña no es una colonia, ya que todos sus ciudadanos disfrutan de los mismos derechos que sus compatriotas españoles (más algunos privilegios adicionales). Cataluña no tiene un soporte histórico para la independencia, es una parte fundamental de España y en ningún momento ha sido una entidad política independiente. Y tiene pocas razones para quejarse, pues es una de las regiones más ricas de España y disfruta de un elevado nivel de vida.

¿Qué ocurre, entonces, en Cataluña? El Gobierno secesionista, con su red bien subvencionada de grupos y asociaciones supremacistas, es el que presiona para un referéndum ilegal sobre la independencia. Cataluña ha sido liderada por una élite corrupta y radical que ve como una amenaza a las instituciones nacionales de España, a su Poder Judicial y a la Policía. Esa camarilla lleva décadas manipulando la Historia en las escuelas, promoviendo el desafecto hacia España, fomentando la xenofobia y el odio a través de sus medios de comunicación y creando un sistema de intimidación cultural y social contra quienes no están de acuerdo con sus planes.

Esto nos lleva al enfrentamiento de este fin de semana en Cataluña, donde, en una votación ilegal, los tribunales son desafiados y la democracia está en peligro.

¿Y por qué es ilegal la votación? ¿Por qué no se debe permitir que los catalanes voten? En primer lugar, ningún grupo puede decidir sobre algo que no posee. Una parte no puede gobernar sobre el todo. Y, como en cualquier fideicomiso o empresa compartida, una parte no puede votar sobre las decisiones que afectan a todos, mucho menos cuando no permite que los demás voten. Una parte de los catalanes no puede decidir por sí misma derogar la Constitución de España y convertir a la mayoría de los españoles en extranjeros en su propio país.

El régimen democrático de España permite estas discusiones, pero mediante una decisión del Parlamento nacional y una votación nacional. Una votación que, a diferencia del referéndum ilegítimo propuesto, se basaría en un censo oficial, con garantías procesales completas y, muy probablemente, una participación mínima requerida y una mayoría cualificada, como se espera cuando se habla de romper un país.

La prohibición de este referéndum ilegal no debe considerarse una restricción de la libertad política. Un gobernador norteamericano o el presidente de un consejo regional israelí ya estaría en la cárcel si hubiera presionado por una acción ilegal de tal calibre.

Desde la instauración de la democracia en España, los catalanes han disfrutado de libertad y del reconocimiento de sus peculiaridades regionales. Los secesionistas han sido lo suficientemente libres para eliminar, sin consecuencias, los símbolos nacionales españoles de las instituciones que controlan. También han podido, igualmente sin consecuencias, desterrar la lengua española(hablada por la mayoría de la población local) de la educación, los documentos y transacciones oficiales, las emisoras públicas de televisión y radio, sustituyéndola por completo con la lengua catalana local. Ahora estamos experimentando las consecuencias no de que los secesionistas hayan sido oprimidos durante décadas, sino de que se les haya permitido hacer lo que quisieran.

La pretendida opresión de las aspiraciones catalanas de autogobierno llega a un punto de farsa cuando el presidente regional, Carles Puigdemont, pide a la población subvertir la Constitución nacional y el marco legal, que son las únicas fuentes de su legitimidad como representante principal del Estado en la región. El Sr. Puigdemont nunca ganó una elección (él no fue el candidato), ni la mayoría del voto popular. Así de imperiosa es la credibilidad de su posición.

En este contexto, los judíos españoles están sujetos a las mismas tribulaciones que el resto del país: las discusiones en los centros comunitarios y en las reuniones sociales tienen un tono sombrío de preocupación. España es una democracia joven, y este muy grave desafío institucional y constitucional puede tener consecuencias desestabilizadoras que afecten a la vida de todos.

Es bien sabido que, históricamente, el catalanismo moderado era simpatizante de Israel y generalmente projudío. Muchos judíos catalanes votaron y apoyaron a esos partidos regionalistas. Sin embargo, el panorama político cambió abruptamente, y la imagen pública del movimiento proisraelí en Cataluña son unos nacionalistas radicales que usan la causa de Israel como vehículo y excusa para promover sus propios intereses locales, incluso a expensas de los de Israel.

Además, a medida que los moderados pierden protagonismo, el movimiento independentista ha ido cayendo en manos de radicales violentos que son tan antiisraelíes como antiespañoles. Son miembros de formaciones partidarias del BDS como las que han aprobado boicots contra Israel en muchas ciudades de Cataluña o invitado a la infame terrorista Leila Jaled a hablar en un acto patrocinado por el Ayuntamiento de Barcelona.

Una Cataluña independiente estaría en manos de grupos extremistas antiisraelíes. En contraste, el campo constitucionalista es solidariamente proisraelí.

Las comunidades judías locales han prosperado en la España democrática, e impulsado la mejora de las relaciones entre España e Israel. Los grupos proisraelíes también han promovido una denuncia más vocal y resuelta del terrorismo palestino y sus trucos deslegitimadores en las instituciones internacionales que el Gobierno de Mariano Rajoy. Y organizaciones como ACOM (Acción y Comunicación sobre Oriente Medio) han luchado enérgicamente, tanto en el plano político como en el legal, contra las campañas antiisraelíes del BDS y su financiación pública.

A veces, España ha abusado de una relación asimétrica con el Estado judío. Sin embargo, Israel todavía considera a España un aliado en Europa y el Mediterráneo, y no puede asentarse en la neutralidad entre la legitimidad y la sedición, o ser equívoco sobre el proceso de independencia ilegal que se vive en Cataluña. Como democracia liberal, Israel debe estar a favor del imperio de la ley en España y hacer oír su voz, junto con otros aliados occidentales como Estados Unidos, la UE, Francia y Alemania, en defensa del orden constitucional en España. Y debe esperar que España reconozca los signos de amistad y responda en consonancia con una amistad más fiable.

Al hacerlo, Israel también asegurará que en ningún momento las comunidades judías españolas, fuertemente sionistas, sean acusadas de lealtades incompatibles entre España e Israely señaladas por aquellos que siempre buscan lanzar insinuaciones de dudosa fidelidad de los judíos de la Diáspora hacia sus legítimos gobernantes nacionales.

En estos tiempos de incertidumbre, mantenemos la esperanza de que la razón prevalezca y triunfe la solución moral. Y recordamos aquellos días en que en Mississippi se impusieron el imperio de la ley y la democracia sobre el odio y la ilegalidad.

Unidos con Israel.
avatar
Abraham
CybernautaMaster
CybernautaMaster

Mensajes : 344
Puntos : 590
Fecha de inscripción : 14/09/2013

Volver arriba Ir abajo

Las pruebas: La lista de los pueblos donde votaron hasta los muertos en el referéndum ilegal

Mensaje por Internauta el Vie Oct 06, 2017 6:52 pm

Siguen apareciendo datos que demuestran el tongo que fue el referéndum del pasado domingo en Cataluña. Hubo hasta un total de 75 municipios en el que se votó más del 100% del censo electoral permitido. Encabeza la lista el pueblo de Espinelves, que con un censo de 164 personas tuvo que recontar hasta un total de 527 papeletas con el sí:




Es curioso ver como se ha podido llegar a este punto y que a ningún independentista le resulte una farsa el referéndum que han hecho. Al contrario, todos se sienten la mar de felices y convincentes de los números que hay sobre la mesa a día de hoy.

-Abraham G.-
avatar
Internauta
CybernautaNotable
CybernautaNotable

Mensajes : 117
Puntos : 225
Fecha de inscripción : 14/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Judíos catalanes con España

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.